© naturepl.com / Todd Pusser / WWF
Vida silvestre

La vida abunda en la Amazonía

Ya sea en lo alto del dosel forestal, en el suelo, o bajo tierra, la vida abunda en la Amazonía.

Hasta el día de hoy, en la Amazonía se han descubierto al menos 40,000 especies de plantas, 427 mamíferos, 1,300 aves, 378 reptiles, más de 400 anfibios y alrededor de 3,000 peces de agua dulce, entre ellos la recientemente descubierta famosa “piraña vegetariana”.

Estos números son eclipsados por la cantidad de formas de vida más pequeñas: tan sólo en Brasil, entre 96,660 y más de 100,000 especies de invertebrados han sido descritas por los científicos.

¡Descubre más!

 
© R.Isotti, A.Cambone / Homo Ambiens / WWF

Conoce más sobre las especies animales y vegetales de la Amazonía
Descarga más información (próximamente)

Mamíferos


 

Los bufeos, los jaguares, los lentos perezosos, los armadillos acorazados y los peculiares osos hormigueros: todos tienen su lugar en diferentes partes de la Amazonía, junto con otros 420 mamíferos que allí viven. Sin embargo, la mayoría son roedores y murciélagos.

 

Delfines o Bufeos 




El delfín del Amazonas, Inia geoffrensis, también llamado boto o delfín rosado, se separó de sus ancestros oceánicos hace unos 15 millones de años, durante el mioceno.

En ese entonces el nivel del mar era más alto, y es probable que extensas zonas de América del Sur, incluida la Amazonia, estuvieran inundadas por aguas someras más o menos salobres. Cuando ese mar interior se retiró, los delfines del Amazonas permanecieron en la cuenca fluvial y evolucionaron hasta convertirse en las criaturas que son ahora.

Los delfines están rodeados de muchos mitos y leyendas. Según la tradición amazónica, el boto es un encantado, una criatura mágica que a veces adopta forma humana y emerge del río para seducir a hombres y mujeres y conducirlos a su ciudad encantada, bajo el agua.


 

Mamíferos de la Amazonía





Ecoturismo, conservando los delfines de río

Reptiles

La mayoría de los reptiles del mundo viven en los trópicos, incluyendo a Sudamérica tropical. Pero a pesar de existir un gran número de especies, nuestro conocimiento acerca de muchos reptiles amazónicos aún es escaso.


© André Bärtschi / WWF

Los reptiles amazónicos ocupan una gran variedad de hábitats (ej. arroyos, lagunas de meandro, el dosel forestal.
 

La mayoría de reptiles, como la boa, son carnívoros (se alimentan exclusivamente de otros animales, mientras que otros, como la iguana verde, son fundamentalmente herbívoros (se alimentan mayormente de materia vegetal).

 

Boas



© Anthony B. Rath / WWF

La extendida fauna de boas de la Cuenca Amazónica y las Guayanas incluye cinco especies, concretamente la boa constrictora (Boa constrictor), la boa esmeralda (Corallus caninus), la boa arbórea (C. enydris), la boa arcoíris (Epicrates cenchria) y la anaconda verde (Eunectes murinus).

Para matar a sus presas, las boas esperan escondidas hasta que divisan una presa, se enroscan alrededor de sus víctimas y las sofocan. Sus presas pueden incluir peces, tortugas, lagartos, cocodrilos, aves e incluso mamíferos como venados.


Cocodrilos y caimanes



© Roger Leguen / WWF 

Estos animales, activos principalmente en las noches, se alimentan de peces y otros animales que viven cerca del agua, como capibaras, aves y serpientes.
 

Los verdaderos cocodrílidos y los caimanes tienen el mismo aspecto, pero los hocicos de los cocodrilos son más puntiagudos que los de los caimanes. El cuarto diente superior de los cocodrilos, además, es visible con las mandíbulas cerradas. Los caimanes evitan el agua salada, y son más abundantes.

 

Tortugas



© Juan Pratginestos / WWF

Las tortugas de la Cuenca Amazónica pertenecen a un antiguo grupo denominado tortugas cuello de serpiente. Su cabeza se oculta de costado, en vez de esconderse dentro de su caparazón. Existen alrededor de 20 especies.

Las tortugas sudamericanas de río poseen una gran importancia biológica, social y cultural. Biológicamente, las tortugas actúan como especie indicadora debido a su sensibilidad a los cambios en su hábitat.
Tortuga Charapa, conservando las especies



Una historia de conservación en la Amazonía colombiana

Anfibios

Los anfibios más abundantes y variados de la región son las ranas, los sapos y las ranas de árbol.


Rana de árbol en Amapá, Brazil (© Zig Koch / WWF)

De las 4,000 especies que existen en todo el mundo, más de 427 viven en la Amazonía. En algunas zonas occidentales de la Cuenca Amazónica pueden encontrarse hasta 80 especies en una sola área de bosque tropical.

Los anfibios como las ranas generalmente se mantienen cerca a masas de agua, donde su piel puede mantenerse húmeda; pero la frecuente humedad de los bosques lluviosos tropicales les permite ocupar un área mucho más amplia.

Las ranas se encuentran con más frecuencia en los árboles, un sitio más apartado de los depredadores. Es aquí también donde desovan (en la parte inferior de las hojas o en grietas con agua), aunque algunas también desovan en el suelo.

Anfibios amazónicos

Peces

Aunque las cosas parecen relativamente tranquilas bajo el agua, los ríos amazónicos y sus afluentes están repletos de más de 3,000 especies de peces, incluyendo a las pirañas y las temidas anguilas eléctricas.


Cíclido de franjas (Cichlasoma severum); Brasil (© Michel Roggo / WWF)

De todos los peces amazónicos descritos hasta ahora por la ciencia, el 40% son bagres y characines. 

Muchos peces amazónicos se han convertido en frugívoros, es decir, su dieta se basa en frutos y semillas. Alrededor de 200 especies de peces tienen este hábito. Esto se debe probablemente a orillas de los ríos llenas de árboles de ramas bajas, las cuales facilitan el acceso de los peces a los frutos y semillas que flotan en la superficie del agua.

Aves

¡Bienvenidos al parque ornitológico más grande del mundo!


© Martin Harvey / WWF

Desde el colorido tucán hasta la majestuosa águila harpía, los trópicos sudamericanos se encuentran entre las áreas con mayor diversidad de aves del mundo. En ellos viven alrededor de 3,800 especies, de las cuales 1,300 se encuentran en la Amazonía y 28 son endémicas de la región.

Tan solo en un sector de la Amazonía peruana se han identificado aproximadamente 575 especies de aves en un área del bosque tropical de 5,500 hectáreas; mientras que Norteamérica posee 700 especies de aves.

Entre noviembre y marzo, algunas aves migran de Norteamérica a los trópicos centro y sudamericanos; otras aves existen de forma exclusiva en el bosque tropical amazónico.

Algunas aves habitan la densa cubierta del bosque, buscando insectos desde el suelo del bosque hasta el dosel. Otros prefieren a los insectos voladores o frutos y flores, mientras que otros, como el águila harpía, se alimentan de mamíferos, reptiles y aves.
 
© WWF / Michel GUNTHER
Harpia harpyja. Águila Harpía. Mato Grosso Brazil
© WWF / Michel GUNTHER
Colibrí zafiro azul

© WWF-Peru / Enrique Castro-mendivil

Toco Tucan ( Rampahastos toco). Iguazu National Park, Misiones, Argentina.

© WWF / James Frankham

Invertebrados

Observar una serie de fotos al azar de este enorme grupo de especies nos mostrará al feroz escarabajo rinoceronte, la mariposa morfo azul y una de las cucarachas más grandes del mundo.


Hormiga cortadora de hojas (© WWF / Martin Harvey)

Los invertebrados, incluyendo a los insectos, representan una parte desproporcionadamente grande de las especies que habitan la Amazonía. Y cada día se descubren más especies.

Algunos científicos calculan que el 30% de la biomasa animal de la Cuenca del Amazonas está conformado por hormigas1. Las hormigas representan una masa mayor que todos los demás vertebrados en una parcela de bosque tropical de tierras bajas. De hecho, tan sólo el total de especies de artrópodos del dosel tropical podría ser mayor a 20 millones.

Plantas y árboles amazónicos

Es casi imposible encontrar dos árboles de la misma especie a pocos minutos de distancia el uno del otro en el bosque tropical amazónico


Vida vegetal en la Reserva Pacaya Samira en Perú (© J.J. Huckin / WWF-US)

Tan sólo la parte occidental de la Cuenca Amazónica contiene la mayor diversidad de árboles del mundo y marca récords en biodiversidad. En un terreno de una hectárea pueden encontrarse entre 40 y 100 especies de árboles.

La Amazonía es hogar de hasta 80,000 especies de plantas, de las cuales más de 40,000 especies juegan un papel crítico en la regulación del cambio climático y el sostenimiento del ciclo del agua local. Pero aunque existen muchas especies en los bosques tropicales, suelen haber pocos individuos de cada especie a lo largo de grandes áreas.

 


Una gran riqueza medicinal


Una de las riquezas más grandes de la Amazonía son los compuestos que producen sus plantas, algunos de los cuales son utilizados en medicina y agricultura. Para los habitantes de la Amazonía, tanto indígenas como recientes, las plantas son fuente de alimento y materia prima para productos forestales no maderables.
Heliconia. Tambopata-Candamo Reserve, Amazon, Peru.

© Colby Loucks / WWF-US

The Uatumã Biological Reserve is part of the Amazon Region Protected Areas (ARPA)

© Ricardo Lisboa / WWF US

Children eat the soft, sweet pulp of this legume (Inga sp.). Varzea Flooded Forest, upper Amazon, Amazonas, Brazil Project number: BR0080

© © Edward Parker / WWF