| WWF
© James Morgan / WWF International

MERCADOS

La importancia de nuestras decisiones cotidianas

¿Alguna vez has pensado en cuánto dependemos todos de la naturaleza: el aire que respiramos, el agua que bebemos y la comida que comemos? ¿O sobre cómo lo que compramos y cómo vivimos puede cambiar el mundo, para bien o para mal?

Tu botana favorita podría contener cacao, aceite de palma o soya, que han contribuido a la deforestación, y su envase de plástico podría contaminar el océano durante 400 años o podría haberse producido de acuerdo con los más altos estándares ambientales y sociales y, al comprarlo, estarías ayudando a proteger la vida silvestre y los hábitats, mejorando los medios de vida. Por eso las elecciones que hacemos sobre qué comprar y cómo vivir son solo una parte de la compleja red de oferta y demanda global que afecta a todos los rincones del planeta.

No podemos seguir viviendo y consumiendo de la misma manera y esperar resultados diferentes. Veremos resultados positivos para la naturaleza y las personas solo si contribuimos a generar una buena calidad de vida para todos. Las empresas, los consumidores y los mercados son parte de oferta y la demanda y podrían ayudar siendo sostenibles, garantizando un futuro en armonía con el medio ambiente.

© Shutterstock

Los mercados impactan a la naturaleza y a las personas

Nuestras economías están orientadas al crecimiento continuo, pero estamos consumiendo más de lo que la Tierra puede proporcionar.

Durante los últimos 50 años, la población mundial se ha duplicado y la economía mundial se ha multiplicado casi por cuatro, significando un gran costo para el medio ambiente. Hemos perdido una quinta parte de la selva amazónica y la mitad de todos los corales de aguas someras en los últimos 30 años; además, las poblaciones de vertebrados han disminuido en un 60% en promedio en los últimos 40 años.

La producción de alimentos ineficiente y su despilfarro están destruyendo bosques y praderas, contribuyendo al cambio climático, la escasez de agua, la pérdida de la naturaleza y la contaminación.

A pesar de que ya producimos suficientes alimentos para 10 mil millones de personas, desperdiciamos un tercio y continuamos convirtiendo bosques en tierras de cultivo que no necesitamos.

Mercados para la naturaleza y las personas

Estamos trabajando con ciudadanos, consumidores, comunidades, gobiernos y empresas para crear mercados que sean buenos para la naturaleza y las personas.

Eso significa una mayor demanda de artículos producidos de manera sostenible, particularmente a través del desarrollo de empresas comunitarias que apoyen la conservación. También implica reducir la demanda de aquellos que dañan la vida silvestre de forma directa, por ejemplo, mediante el cierre de los mercados ilegales de marfil y la lucha contra la contaminación plástica. Además, es necesario cambiar la demanda de productos que tienen un gran impacto en la naturaleza (productos básicos como el aceite de palma, la soya, la carne de vacuno y los mariscos) a opciones más sostenibles.

Junto con las empresas, pedimos a los gobiernos que pacten un Nuevo Acuerdo para la Naturaleza y las Personas que ayude a la recuperación de los ecosistemas. En este sentido, para crear una voz comercial unida, hemos ayudado a establecer Business for Nature, una coalición global que llama a la acción para revertir la pérdida de la naturaleza y restaurar los sistemas naturales vitales del planeta.

Si cuidamos la naturaleza juntos, la naturaleza nos cuidará.

Para obtener más información sobre nuestro trabajo en los mercados, contáctenos en markets.practice@wwfint.org

© WWF-México