© Shutterstock
DIETAS SOSTENIBLES
Nuestras elecciones de alimentos pueden marcar una diferencia positiva para las personas y la naturaleza, mejorando nuestra propia salud, la salud de los demás y la salud del planeta. Pero la dependencia excesiva de determinados alimentos, la falta de diversidad en nuestras dietas y el consumo continuo de artículos producidos de manera no sostenible tienen un impacto nocivo en la naturaleza.

El verdadero impacto de lo que comemos

Casi todos los países del mundo enfrentan un serio desafío debido a nuestros hábitos alimenticios. Ya sea que el desafío sea la desnutrición o la obesidad, los esfuerzos de desarrollo en áreas como la pobreza y la enfermedad están bajo amenaza. Pero lo que comemos también amenaza el clima, la vida en la Tierra y la vida debajo del agua.

A nivel mundial, nuestras dietas son muy limitadas. Aunque históricamente se han utilizado más de 5,000 cultivos para alimentos, obtenemos más del 50% de nuestras calorías de origen vegetal de solo tres cultivos. Obtenemos alrededor del 75% de nuestras calorías totales de solo 12 cultivos y cinco animales. Esta falta de diversidad en nuestra dieta provoca una falta de diversidad en la naturaleza y también hace a nuestros alimentos menos resistentes a las plagas o enfermedades.

Muchas personas en los países de ingresos medios y desarrollados, y las personas más ricas en los países en desarrollo, consumen más carne y otras proteínas animales de las que requieren para nutrirse, con impactos adversos en la salud humana y planetaria. Gran parte de esto se produce de manera insostenible. La sobrepesca amenaza no solo nuestras poblaciones de peces, sino los ecosistemas completos de los océanos, ya que muchas especies se pescan hasta límites críticos o más allá. Demasiados de los cultivos que comemos se cultivan en tierras recién convertidas y no están sujetos a prácticas agroecológicas que protegen la salud del suelo y el agua para el cultivo futuro y para todos los demás beneficios que proporcionan, desde el secuestro de carbono hasta la provisión de bebidas.

Entendemos y respetamos las dietas de las personas influenciadas por las culturas locales y la elección individual, por lo que nunca seremos prescriptivos al recomendar qué comer.

Nuestra visión es que en la próxima década al menos la mitad del mundo esté comiendo dentro de las pautas dietéticas nacionales, que representan la salud de las personas y el planeta. Dietas saludables, equilibradas, diversas y sostenibles se verán en diferentes partes del mundo, dependiendo de la comida disponible y culturalmente relevante.

No hay necesidad de eliminar universalmente nada de nuestras dietas. En cambio, podemos centrarnos en garantizar que la variedad de alimentos que comemos se produzca mejor. Al eliminar los alimentos producidos de manera insostenible, que causan la deforestación o la conversión del hábitat de la vida silvestre, o la degradación del agua y la calidad del suelo, o el aumento indebido de las emisiones de gases de efecto invernadero, podemos asegurarnos de tener la opción de comer todos los alimentos que amamos para siempre.

Los alimentos de origen vegetal tienden a tener un impacto planetario más bajo que los alimentos de origen animal. Como comunidad global, podemos reducir nuestra huella ambiental al aumentar la proporción de productos de origen vegetal que comemos. La carne y el pescado producidos de manera sostenible son valiosas fuentes de nutrición para muchas comunidades y, en ciertas áreas, pueden desempeñar un papel clave en la gestión del paisaje y el mantenimiento de los servicios del ecosistema. Las familias deben comer los alimentos que están disponibles para ellos y que respaldan la nutrición, los medios de vida y el planeta.

 

Qué hacemos

Apoyamos el consumo de una amplia variedad de alimentos, cuya producción agrobiodiversa proporciona servicios ecosistémicos, al tiempo que hace que los sistemas agrícolas y las comunidades sean más resistentes.

Apoyamos los alimentos que son mejores para el medio ambiente natural y la biodiversidad, en términos de cómo se producen, procesan y distribuyen. En particular, respaldamos el consumo de alimentos producidos de manera sostenible verificados de forma independiente (certificados de manera confiable).

Para garantizar que una alimentación saludable equivalga a una alimentación sostenible, trabajamos con una muchos socios que pueden ayudar a garantizar que las personas comprendan los principios de una dieta saludable, equilibrada y diversa.

Toma acción

  • Verifica tus pautas dietéticas nacionales y haz todo lo posible para seguirlas.
  • Come una amplia variedad de alimentos basados ​​en el planeta y asegúrate de que constituyan una gran parte de tu dieta.
  • Busca acreditaciones confiables o información de trazabilidad que pueda ayudarte a saber de dónde provienen tus alimentos y cómo se produjeron.
  • Asegúrate de que la carne y el pescado que comes se produzcan de manera sostenible; si no puedes encontrar una certificación confiable, pregúntale a tu proveedor si sabe de dónde proviene.
  • No comas tipos de pescado que se cosechan en exceso: los mariscos y moluscos son excelentes alternativas.