Mejorando la protección del bosque Amazónico en Ecuador



Posted on 02 May 2013  | 
Grandes esfuerzos serán implementados en favor de la conservación y protección del Bosque Amazónico en Ecuador

El corredor ecológico entre los Parques Nacionales Llanganates y Sangay, ganará más apoyo en los esfuerzos de conservación a través de un proyecto que lo ejecutará WWF, con un aporte financiero propio y del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA). Esta iniciativa a implementarse durante 18 meses a partir de abril de 2013, contribuirá a la restauración de los bosques en las zonas degradadas del corredor ecológico, mediante sistemas agroforestales sostenibles. El Ministerio del Ambiente (MAE), a través del Programa Socio Bosque y la Dirección Nacional Forestal, constituirán aliados estratégicos en los procesos de restauración.

WWF jugó un papel trascendental en la creación del corredor en el año 2002, ya que junto a Fundación Natura (Ecuador), impulsó la realización de diversos estudios biológicos y sociales que permitieron la identificación del corredor y su posterior reconocimiento internacional como un “Regalo a la Tierra”. El apoyo de los gobiernos y pobladores locales de Baños, Mera, Palora y Pastaza, fue determinante para la creación del corredor. Adicionalmente, desde 2010, WWF desarrolla en la zona del corredor el proyecto SCAPES (Sustainable Conservation Approaches in Priority EcosystemS), que busca reducir los efectos sinérgicos de las principales amenazas a la conservación de los ecosistemas de montaña de la Cordillera Real Oriental y reducen su capacidad para enfrentar el cambio climático.

El área del corredor llega a 41.517 hectáreas y está en jurisdicción territorial de cinco parroquias: Río Verde y Río Negro (cantón Baños, provincia del Tungurahua); Mera y La Shell (cantón Mera, provincia de Pastaza); y, Cumandá (cantón Palora, provincia de Morona Santiago). El corredor tiene un papel importante para la biodiversidad, ya que une los dos parques nacionales, lo que permite la dispersión de plantas y animales entre ellos. De igual manera, en el corredor se encuentran valiosas fuentes de agua que permiten abastecer a poblaciones andinas y amazónicas, sustentar actividades agropecuarias y generar hidroelectricidad. Los hermosos paisajes y atracciones turísticas del corredor, han sido aprovechados por los pobladores locales para dinamizar la economía de la región.

“Con el desarrollo del proyecto de restauración, se espera que 22.000 nuevas plantas –entre forestales y frutales de especies nativas- cubran áreas degradadas de las fincas de alrededor de un centenar de familias campesinas, entre estas familias indígenas de las nacionalidades Kichwa y shuar. Esta estrategia de manejo forestal está también direccionada a estimular la producción local con responsabilidad ambiental”, destacó Jorge Rivas, Oficial Senior de Conservación, WWF Ecuador.

Otros actores beneficiaros del proyecto constituirán los Gobiernos Locales y Grupos Productivos Campesinos, con quienes se desarrollará diversos procesos de capacitación, abordando temáticas que apoyen a la conservación de los servicios ambientales del corredor y a la generación de medidas de adaptación al Cambio Climático.

Participación Social

Así mismo y desde ya, el corredor cuenta con el apoyo de un espacio de relacionamiento interinstitucional denominado “Grupo de Amigos del Corredor Ecológico Llanganates-Sangay”, dicha red está ansiosa por la aplicación de estrategias que permitan continuar manteniendo el reconocimiento del corredor ecológico, como un Regalo a la Tierra como una herramienta importante para defender y mejorar el desarrollo sostenible de la zona. Este grupo está conformado por 16 actores locales -entre instituciones gubernamentales, no gubernamentales y privados- y en conjunto se han propuesto desarrollar un plan estratégico del corredor, promocionar actividades económicas sostenibles y apoyar la restauración de áreas degradadas.

“Es positivo ver que muchos líderes, mujeres y hombres, siguen reivindicando, organizándose, proponiendo, solicitando y realizando muchas acciones para el buen futuro de su desarrollo sostenible. Se confirma que hidroeléctricas, ganadería productiva o no, son importantes amenazas en muchas partes de la Amazonia, incluyendo la cuenca andino-amazónica ecuatoriana. Por esto es necesario movilización para que los intereses de las comunidades locales y de la naturaleza sean considerados adecuadamente por los gobiernos”, dijo Claudio Maretti, líder de la Iniciativa Amazonía Viva.


Mapa del corredor ecológico entre los Parques Nacionales Llanganates y Sangay
© WWF Living Amazon Initiative Enlarge

Subscribe to our mailing list

* indicates required