En busca de la “vaca de agua”: monitores comunitarios y guardaparques se capacitan en el uso de sonar para estudio del manatí | WWF
En busca de la “vaca de agua”: monitores comunitarios y guardaparques se capacitan en el uso de sonar para estudio del manatí

Posted on 14 November 2019

Lo conocen como la vaca de agua, y aunque es una especie bastante conocida, son pocos los que han tenido la suerte de ver un manatí amazónico. Estos enigmáticos seres pasan la mayoría del tiempo en las aguas profundas amazónicas, y sacan su trompa a la superficie para respirar de manera muy discreta y silenciosa.

El manatí juega un rol esencial en el sistema lacustre, pues consume grandes cantidades de plantas acuáticas, ayudando a mantener las poblaciones, de la misma forma que un jardinero. Quizás de ahí proviene el nombre común de “vaca de agua”. Además, el manatí devuelve al ecosistema 40% de los nutrientes que consume, por lo que sus heces representan una importante fuente de alimento para los peces pequeños.

A pesar de la importancia de este mamífero en el ecosistema acuático amazónico, existe un gran vacío de información con respecto a su estado de conservación en nuestro país y en la región. Es por ello que, buscando generar procesos de investigación participativos, se realizó el primer módulo del programa de capacitación para monitores comunitarios y guardaparques de la Reserva de Producción Faunística Cuyabeno, enfocado en el uso, manejo y análisis de imágenes de sonar de barrido lateral para estudio de manatí y paiche.

Los diez participantes de este proceso fueron parte de una capacitación teórica/práctica de seis días en la que pudieron hacer uso del sonar de barrido lateral y el software correspondiente para el análisis de las imágenes que este arroja, mientras navegaban por las aguas de la Reserva Cuyabeno en busca de manatí.

A pesar de no haber logrado ningún avistamiento directo, el grupo regresó con buenas noticias, pues encontraron heces de manatí, un indicador de que la especie está presente en la Reserva Cuyabeno. Las heces fueron recolectadas y serán analizadas por el Instituto Nacional de Biodiversidad del Ecuador (INABIO) para obtener información relevante con respecto a la “vaca de agua”. Todos los registros que se puedan obtener de esta especie son muy importantes pues aportan datos para futuras investigaciones que contribuyan a su conservación.

Para los participantes del taller, esta fue una experiencia gratificante, pues están motivados en ser partícipes activos de procesos de investigación que aporten a los procesos de manejo de la reserva. Para ellos, hacer ciencia de primera mano es la clave para poder mejorar su rol como salvaguardas de la reserva.

El proceso de capacitación a guardaparques y monitores comunitarios continuará capacitando a los diez participantes en varios módulos que incluyen: ecología, monitoreo de especies claves, monitoreo de especies acuáticas, monitoreo de turismo, entre otros. Esperamos que, en las próximas salidas de monitoreo de manatíes, lograr tener avistamientos y registros directos de este escurridizo mamífero y otras importantes especies amazónicas.

 

Manatí amazónico (Trichechus inunguis)
© Marcio Lisa / bioweb.bio