Así se capacitan los Exploradores Ambientales en Guaviare, Colombia para captar imágenes de biodiversidad

Posted on 20 junio 2021

WWF-Colombia viajó a este departamento para apoyar el fortalecimiento de capacidades en comunicaciones y monitoreo con cámaras trampa en un grupo de campesinos que busca proteger esta región, reconocida por su riqueza natural y por ser una de las zonas de amortiguación del PNN Serranía de Chiribiquete.
Desde 2017, un grupo de pequeños agricultores de Guaviare ha trabajado para conservar sus territorios y contribuir a enfrentar la deforestación, ya que el departamento se encuentra entre los tres más deforestados del país. Recientemente participaron en un taller para aprender a usar cámaras trampa y habilidades de comunicación (foto y video con teléfonos inteligentes), dirigido por WWF, con el apoyo de la Fundación Príncipe Alberto II de Mónaco.


¿Cómo se desarrolló el taller?


Los participantes se reunieron en el municipio de Calamar (Guaviare), junto al equipo técnico y de comunicaciones de WWF Colombia, teniendo en cuenta protocolos de bioseguridad y aislamiento. Allí, tuvieron un día de taller teórico para profundizar en conocimientos sobre la importancia del monitoreo de biodiversidad y cómo las cámaras trampa contribuyen en este proceso. También estuvieron compartiendo junto al equipo de comunicaciones de WWF Colombia acerca del poder de sus historias como exploradores ambientales en Guaviare y conocieron elementos clave para hacer registro de audio, fotografía y video con celular.

Después de un día de taller teórico, los exploradores fueron al bosque, recibieron algunas indicaciones adicionales sobre los datos básicos que deben programar en las cámaras trampa, a qué altura de un árbol deben ubicarlas y, luego, se dividieron en grupos para instalarlas en el terreno. Así, este grupo de habitantes de Guaviare está aprendiendo más herramientas para desarrollar el monitoreo de la biodiversidad, lo que les permitirá conocer más sobre la riqueza natural de su territorio y tomar decisiones que lo protejan de amenazas como la deforestación.


© Joaquín Castro/ WWF Colombia

Mientras avanzaba la instalación de cámaras trampa, algunos de los exploradores ambientales estuvieron a cargo del cubrimiento de la jornada con sus celulares. Ellos tomaron algunas fotos y clips cortos en el recorrido.


Las voces de los participantes...


“En estos talleres aprendimos sobre la instalación de cámaras trampa que era algo nuevo para nosotros. Era la primera vez que conocíamos una cámara de estas y cuáles deberían ser los lugares específicos donde uno las va a colocar, porque no debemos colocarlos solo por colocarlos sino saber un por qué y para qué. Además, en términos de comunicación fue muy importante para nosotros porque muchas veces tomamos una foto, pero no la tenemos como foco. Y con esta formación que tuvimos aprendimos mucho. Esperamos que estos talleres puedan seguir fortaleciéndonos y, así mismo, podamos dar un buen producto”: Marisela Silva, miembro de la asociación Ascatrui y del grupo de Exploradores Ambientales del municipio de Calamar, Guaviare. Participante en el taller de monitoreo biodiversidad y de comunicaciones, realizado por WWF con el apoyo de la Fundación Príncipe Alberto II de Mónaco.

“Trabajábamos con nuestros socios aquí en Guaviare, un área muy importante para la Amazonia. Estamos muy cerca del Parque Nacional Chiribiquete. Desarrollamos un taller, como parte de una estrategia de conservación basada en la participación de actores locales. Son ellos los que han instalado las cámaras, los responsables de sus territorios y lo que hemos venido a hacer es apoyar los procesos de conservación que ellos mismos ya vienen desarrollando. Este ejercicio de las cámaras es un ejercicio que no solo producirá información sobre las muy diversas especies y la rica biodiversidad que existen en esta parte de la Amazonia, sino que es un ejercicio en sí mismo de empoderamiento de comunidades, organizaciones, las juntas de acción comunal en su territorio, a través de su propia investigación y que ellos mismos puedan generar conocimiento para que también puedan tomar decisiones sobre lo que quieren hacer con el futuro de su territorio”, explicó Joaquín Carrizosa, Coordinador Región Amazónica de WWF Colombia.


Próximos pasos...


Este taller fue la segunda fase de una formación previa en comunicaciones que algunos exploradores ambientales recibieron en 2020, de forma virtual, debido a las restricciones del Covid-19. Esta vez, el equipo pudo tener el taller presencial, con cuidado de bioseguridad, y pudieron realizar ejercicios prácticos junto al equipo de WWF Colombia. Ahora, con este nuevo entrenamiento, los exploradores ambientales reforzaron sus conocimientos para realizar registros audiovisuales y aprendieron, por primera vez, sobre el uso de cámaras trampa. Por cuestiones de orden público, derivadas del actual paro nacional, no fue posible culminar las actividades prácticas.

En lo que resta del año, los participantes realizarán algunas sesiones prácticas para que puedan reforzar su aprendizaje y empezar a tener imágenes de las especies que graban las cámaras trampa.

Así continúa el trabajo de WWF en el noroccidente de la Amazonia colombiana junto a las comunidades locales, que son fundamentales para proteger nuestra vida silvestre. Juntos es posible.


 
Este taller fue la segunda fase de una formación previa en comunicaciones que algunos exploradores ambientales recibieron en 2020.
© Joaquín Castro/ WWF Colombia