Nuevos datos de WWF revelan una década de promesas incumplidas por compañías sobre el aceite de palma | WWF
Nuevos datos de WWF revelan una década de promesas incumplidas por compañías sobre el aceite de palma

Posted on 24 enero 2020

A pesar de haber tenido diez años para actuar estas marcas contribuyen en la destrucción de hábitats y especies vulnerables como el orangután y el elefante.
Las marcas y coaliciones industriales no han cumplido sus compromisos de frenar la destrucción de la naturaleza, incluida la deforestación, en sus cadenas de suministro de aceite de palma. Ni una sola compañía de la nueva evaluación de WWF alcanzó el puntaje más alto. La mayoría todavía tiene un largo camino por recorrer.

Así lo demuestra la reciente Tarjeta de puntuación para compradores de aceite de palma de WWF que examina a 173 minoristas principales, fabricantes de bienes de consumo y compañías de servicios de alimentos en Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, Europa, Australia, Singapur, Indonesia y Malasia.

Esta evaluación analiza a los principales minoristas de alimentos, incluidos: Marks & Spencer, ASDA, Sainsbury's, Tesco, The Co-operative Group, Morrisons, Waitrose y Whole Foods Market, y marcas como McDonald's y Unilever; además, revisa todos los esfuerzos que las marcas globales hacen para mitigar sus propios impactos en sus cadenas de suministro y en sus iniciativas para ser más sostenibles.

Solo Ferrero, el productor de Nutella, ha obtenido más de 20 puntos (de un máximo de 22) convirtiéndose en un ejemplo de cómo la producción de aceite de palma puede ser sostenible y libre de deforestación.Otras empresas del Reino Unido como Tesco, Asda y Unilever, fabricante de Dove, Persil y Pot Noodle siguen en la lista.

Entre las empresas con menor puntaje se incluyen Whitbread, propietarios de Premier Inn y Beefeater, y Compass Group, que proporciona alimentos a escuelas y hospitales por todo el Reino Unido. El minorista Wilko decidió no responder al cuestionario de WWF.

Después de más de una década de conciencia sobre los impactos negativos del aceite de palma en los bosques, las comunidades y el clima, es totalmente inaceptable que cualquier compañía que use este insumo en sus productos no actúe lo suficientemente rápido o evite tomar acciones para mejorar sus prácticas.

Emma Keller, experta en aceite de palma de WWF-UK, asegura al respecto que “los consumidores no quieren que sus alimentos y compras conlleven la deforestación y destrucción de la vida silvestre, pero después de una década de promesas, demasiadas compañías no han podido cumplirlas. Las empresas del Reino Unido y del mundo deben demostrarle a sus clientes que sus productos NO destruyen la naturaleza, y que están totalmente comprometidos con un mundo donde el aceite de palma insostenible ya no existe".

WWF le pide al público que convierta esta nueva tarjeta de puntuación en una herramienta para informarse, que cuestionen las prácticas de sus marcas favoritas y que se unan a la campaña para terminar con la deforestación que ocasiona nuestra comida.

Esta vez, WWF no sólo midió el desempeño de las empresas en los pasos básicos como el uso de aceite de palma 100% sostenible en sus propias cadenas de suministro, también tuvo en cuenta acciones adicionales que demuestran que una empresa realmente está actuando de manera responsable. Esto incluye formas de proteger y beneficiar positivamente a los pequeños propietarios, las comunidades y la biodiversidad en el territorio donde se encuentran los paisajes más expuestos a la expansión irresponsable del aceite de palma.

Nuestra nueva tarjeta de puntuación revela que solo el 20% de las empresas evaluadas invierten en iniciativas que les permiten conocer los riesgos de desarrollo no sostenible de aceite de palma. Desde WWF, pedimos que más compañías tomen acciones que contribuyan de manera proactiva a una solución global.

Incluso el abastecimiento de aceite de palma sostenible (CSPO) 100% certificado, los resultados son decepcionantes. Solo el 60% ha logrado alcanzar este objetivo. al mismo tiempo, solo el 20% de todas las compañías en la tarjeta de puntuación tienen políticas que requieren que sus proveedores sean libres de deforestación.

Keller agregó: “Si bien vemos pasos positivos por parte de los líderes en la industria, muchos se han quedado atrás y no tienen excusas. El año 2020 debe ser uno de acción contra la destrucción continua de la naturaleza.”

WWF brindará a los compradores de aceite de palma la oportunidad de demostrar que han implementado las acciones necesarias en la próxima edición de la Tarjeta de puntuación para compradores de aceite de palma al final de 2020.
--- o ---

Contacto: Sarah Brown, Gerente de medios, WWF UK en sjbrown@wwf.org.uk o (0) 1483 412327

Notas para los editores:
La tarjeta de puntuación para compradores de aceite de palma se puede descargar en: http://palmoilscorecard.wwf.panda.org

El perfil completo del rendimiento de cada empresa se comparte en el sitio web, así como tablas detalladas y filtrables que muestran el rendimiento de las empresas en comparación con otros en su sector.

Foro de bienes de consumo: la tarjeta de puntuación revela que la membresía del Foro de bienes de consumo (CGF), una plataforma industrial de minoristas y fabricantes a través de la cual las empresas miembros se han comprometido a eliminar la deforestación en sus cadenas de suministro, no han cumplido sus compromisos y acciones sobre la palma sostenible petróleo. De las 53 compañías que son miembros del CGF solo diez (Ferrero, Kaufland, L'Oréal, Marks & Spencer, dm-drogerie markt, The Co-operative Group UK, Rewe Group, Mars, Friesland Campina y Nestlé) son líderes en el tema de aceite de palma sostenible (es decir, recibieron una puntuación en el percentil 90). WWF espera que los miembros de CGF den un paso urgente hacia el aceite de palma sostenible según su misión de "asegurar la confianza del consumidor e impulsar un cambio positivo".

Información adicional de antecedentes:
Las plantaciones de aceite de palma, principalmente en áreas tropicales bajas en el sureste Asia, pero cada vez más en África y América Latina, producen el 65% de todo el aceite vegetal comercializado en el mundo. El aceite de palma es un ingrediente clave en muchos alimentos, cosméticos, jabones y detergentes, y se ha convertido en una importante reserva de biocombustibles. Se espera que la demanda total de aceite vegetal se duplique para el año 2050, según la UICN. Esto incluirá una mayor demanda de aceite de palma, el aceite vegetal más popular del mundo en este momento.

Cuando se produce de manera no sostenible ejerce presión sobre los bosques tropicales y la biodiversidad, y puede generar niveles peligrosos de emisiones de gases de efecto invernadero y un mayor conflicto en las comunidades. Pero la industria puede crecer de otra forma. La Mesa Redonda para el Aceite de Palma Responsable (RSPO) muestra que este insumo puede expandirse de manera sostenible. Una acción esencial que los minoristas y los fabricantes pueden tomar es unirse a la RSPO y comprar solo aceite de palma sostenible certificado.

Sin embargo, el camino hacia la sostenibilidad no termina con la certificación Se necesitan otras herramientas para garantizar que la industria del aceite de palma sea responsable y que no cause deforestación o conversión de los bosques. Los esquemas de certificación voluntaria, como RSPO deben complementarse con medidas como la aplicación efectiva de las leyes, la planificación sostenible y transparente del uso de la tierra y el mar, los enfoques jurisdiccionales, el desarrollo de filtros para la financiación e inversión y la educación del consumidor.

Los datos de la tarjeta de puntuación para compradores de aceite de palma fueron suministrados por las compañías evaluadas a la RSPO o WWF y se han verificado de la mejor manera posible. Mientras tanto, la información sobre las cadenas de suministro de aceite de palma de las empresas se basa en las declaraciones de las empresas a la RSPO y no se pudo verificar de forma independiente. WWF alienta a los consumidores, empresas e inversores a leer, analizar y compartir la información en sus redes sociales para ayudar a construir una cultura de transparencia en torno al uso corporativo del aceite de palma.

En 2020, tenemos una oportunidad increíble de lograr un Nuevo acuerdo para la naturaleza y las personas que busca proteger y restaurar la naturaleza en beneficio de las personas y el planeta. Además de alcanzar la meta de no perder más espacios naturales o terminar con las extinciones de especies, así como reducir a la mitad los impactos ecológicos negativos de la producción y el consumo. Esto nos permitirá proporcionar suficiente comida y agua para una población mundial que crecerá a nueve mil millones de personas en las próximas décadas, respaldará los esfuerzos para crear un clima estable y evitará una extinción masiva de vida silvestre. El primer paso será trabajar con los líderes del gobierno para garantizar su apoyo a un Nuevo acuerdo. Esto debe estar acompañado por compromisos más ambiciosos para cumplir los acuerdos actuales sobre la lucha contra el cambio climático y fomentar el desarrollo sostenible: el destino del clima, el desarrollo humano y la naturaleza están absolutamente ligados.
 
El aceite de palma es un ingrediente oculto en cientos de productos que usamos diariamente! Pero su uso irresponsable contribuye al cambio climático y deteriora bosques, especies y comunidades.
© WWF / Richard Stonehouse