La ONU insta a la protección de los sitios del patrimonio mundial en peligro | WWF

La ONU insta a la protección de los sitios del patrimonio mundial en peligro

Posted on
14 July 2016
Estambul - El martes anterior se tomaron decisiones claves durante una sesión de la Organización de las Naciones Unidas en representación a 192 países enfocados a impactar el futuro de algunos de los Sitios de Patrimonio Mundial Natural más importantes del planeta.

El Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO decidió mantener la Barrera Arrecifal de Belice y la Reserva de Caza Selous en la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro.

El arrecife se mantuvo en la lista debido a las continuas amenazas de exploración de petróleo, la construcción costera perjudicial y la contiminación.

Mientras que la decisión sobre la Barrera Arrecifal de Belice cuenta con el compromiso de Belice en cuanto a prohibir la exploración de petróleo en el sitio de patrimonio mundial; para proteger el arrecife, el Comité pidió que se promulgaran esas promesas en la ley.

“Nos estamos moviendo en la dirección correcta con esta decisión, pero es un largo camino para asegurar que tanto el arrecife y las personas que dependen de él, estarán protegidos en el futuro. WWF recibe favorablemente la misión de monitoreo que se realizará al final del año para evaluar el proceso del gobierno”, dice Nadia Bood, Científica de Arrecifes de WWFen Belice.

“Un derrame de petróleo en cualquier parte de las aguas de Belice podría tener un impacto devastador en el arrecife y en la economía nacional. Necesitamos priorizar el valor del arrecife a largo plazo, en lugar de poner en riesgo su potencial de desarrollo sostenible”.

El año pasado, el gobierno de Belice anunció una política destinada a prohibir la exploración de petróleo en alta mar en el sitio de Patrimonio Mundial de la Reserva de Barrera de Coral de Belice y en una zona de amortiguación de 1km. Esto, debía tener como consecuencia la protección efectiva de un total de 2,117 km2, pero deja al 85 por ciento de las aguas del país abiertas para la futura extracción de petróleo. 

WWF solicita la prohibición total de la exploración y extracción de petróleo en alta mar para proteger el arrecife y el medio de vida para 190,000 personas –la mitad de la población de Belice– que dependen de este. 

La Reserva de Selous en Tanzania también se mantuvo en la Lista de Patrimonio Mundial en Peligro con la solicitud de la ONU para que en un año se cuente con un plan de emergencia que se enfoque en detener la caza furtiva dentro del ecosistema de Selous.

El Comité expresó su “máxima preocupación“ por la posibilidad de que una serie de proyectos propuestos de minería y grandes represas de agua causen daños al sitio. Tanzania fue instado a abandonar los planes para llevar a cabo actividades industriales que se consideran incompatibles con el estatus de Patrimonio Mundial. 

“El potencial de Selous para ser un motor de crecimiento para el sur de Tanzania es enorme, pero el primer paso en el camino hacia el éxito es lograr la abolición absoluta de la caza furtiva de elefantes. También necesitamos un futuro económico alternativo para Selous, basado en el desarrollo sostenible que beneficiaría a 150,000 personas que viven cerca de la reserva”, dijo el Jefe de Delegación de WWF, Zach Abraham.

Un análisis reciente por WWF encontró que los elefantes en la Reserva Selous –el área protegida más grande de Selous– podrían desaparecer si no se toma una acción urgente.

Con el fin de que Selous sea retirado de la lista de peligro de la UNESCO, WWF pide un mayor esfuerzo en la lucha hacia los delitos contra la vida silvestre, una evaluación de los impactos de las actividades industriales propuestas, inversión en infraestructura turística sostenible y una distribución equitativa de beneficios a las comunidades cercanas.  

Un informe producido por WWF por Dalberg Global Development Advisors al principio del año demostró que casi la mitad de los sitios patrimonio mundial están amenazados por actividades industriales dañinas, tales como la explotación y exploración de gas y petróleo, la minería, los proyectos de infraestructura a larga escala y la pesca o explotación forestal en escalas industriales.

WWF afirma que los gobiernos nacionales deberían asegurarse que ninguna actividad industrial dañina sea permitida en sitios Patrimonio Mundial o en áreas que puedan afectarlos de una manera negativa.