Los pueblos indígenas ante los desafíos ambientales | WWF

Los pueblos indígenas ante los desafíos ambientales

Posted on 24 June 2018
Jilles van Gastel, coordinadora de Gobernanza Ambiental de WWF Chile
© jvg
Por Jilles van Gastel, coordinadora de Gobernanza Ambiental de WWF Chile

El cambio climático, las amenazas a la biodiversidad y la sobreexplotación de los recursos naturales son algunos de los grandes problemas ambientales que afectan actualmente al planeta, instalando nuevos desafíos para nuestras sociedades.

Si bien estas situaciones golpean de manera general a la Tierra, existen sectores particularmente vulnerables a sus impactos, tales como los grupos marginalizados, los campesinos y los pueblos originarios. En el caso de estos últimos, su aún estrecha relación con la naturaleza, tanto en términos de cosmovisión como en el diario vivir, los hacen particularmente sensibles a los cambios en el entorno natural. Sin embargo, al mismo tiempo los indígenas pueden y deben tener un rol importante en la solución de los problemas mencionados, principalmente si se presta atención a sus saberes y prácticas ancestrales.

Es importante reconocer este aporte hoy, cuando celebramos en Chile el Día Nacional de los Pueblos Indígenas, que coincide con un nuevo ciclo vinculado a la renovación de la naturaleza.

Justamente, fenómenos como el cambio climático o la sobreexplotación de los recursos, tienen su origen profundo en una relación turbada entre  el ser humano y la naturaleza, mediada por un sistema económico que no considera los límites del planeta, sino que postula un crecimiento incesante e ilimitado. Además, muchas veces esta explotación de recursos naturales genera conflictos territoriales.

Podemos hallar un necesario cambio de mirada si nos imbuimos en la cosmovisión de los pueblos originarios que nos presenta a la naturaleza no solo como un recurso económico a ser explotado, sino como una gran reserva espiritual que al ser protegida entrega alimentos, además de otros beneficios cruciales para nuestra sobrevivencia, como la salud mental.

Por eso, es necesario impulsar un diálogo de saberes y avanzar en la articulación del conocimiento científico con lo ancestral, lo que podría generar espacios para soluciones innovadoras a los desafíos que enfrentamos actualmente. Además, también ayudaría a evitar o abordar de mejor forma los conflictos.

Otro impacto negativo lo observamos en la biodiversidad, es decir la cantidad, la variedad y la variabilidad de los organismos vivos, la cual está disminuyendo como efecto de la agricultura industrial y los grandes proyectos de infraestructura y minería, entre otras amenazas. Los territorios de comunidades indígenas tienen una diversidad de especies vegetales y animales enorme, que a la larga es el motor verde que las mantiene en el tiempo.
Tenemos que ayudarles a conservar y proteger esta biodiversidad y estos “territorios de vida”. Esto lo podemos hacer, primero que todo, respetando sus derechos, que están consolidados en leyes nacionales y convenios internacionales como el 169 de la OIT, y también apoyándolos en generar un desarrollo sustentable.

En esta línea, es importante que el nuevo Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas considere las categorías de gobernanza propuestas por la UICN, además de modelos de cogestión claros y el acceso de los pueblos indígenas a las Áreas Protegidas. El reciente anuncio presidencial de incorporarlos a la administración de los Parques Nacionales en las Áreas de Desarrollo Indígena es un avance positivo, que esperamos vaya acompañado de apoyo técnico y un modelo de financiamiento que permitan la proyección de esta iniciativa en el tiempo.
Jilles van Gastel, coordinadora de Gobernanza Ambiental de WWF Chile
© jvg Enlarge

Subscribe to our mailing list

* indicates required