¿Pueden las ciencias forenses salvar los bosques? | WWF
¿Pueden las ciencias forenses salvar los bosques?

Posted on 07 August 2019

Las herramientas de criminalística pueden ayudar a prevenir la venta de madera ilegal
Incluso para quienes tienen buena vista, resulta difícil diferenciar las especies de árboles con solo mirar la madera, especialmente si está manchada o pintada. Esto significa que cuando compras productos de madera como pisos, mesas o guitarras rara vez puedes saber con certeza que el tipo de madera mencionado en la etiqueta es en realidad la madera que te estás llevando a casa o, aún más importante, de qué país proviene. WWF y el World Resources Institute (WRI) decidieron averiguar qué tanta de la madera que estamos comprando es ilegal.

De 73 productos de madera analizados, 62% estaban mal etiquetados, posible señal de que son ilegales.

Resulta imposible observar un pedazo de madera y poder determinar el tipo de árbol del que proviene, así que para confirmar si estamos comprando buena madera recurrimos a la ciencia: las ciencias forenses. Sí, ese tipo de análisis forenses.

Las mismas herramientas de investigación que muestran en tu programa de crímenes favorito.

Pero, ¿por qué la madera se convierte en ilegal y por qué es preocupante?

La madera se considera ilegal si fue obtenida, transportada, procesada, comprada o vendida violando las leyes nacionales o internacionales. Una gran cantidad de tala ilegal se lleva a cabo de manera insostenible, provocando, principalmente, la disminución de la calidad de los bosques, fenómeno conocido como degradación.

Los árboles talados y las ramas dispersas son sinónimo de un bosque degradado, donde los largos barrancos manchan la superficie de la tierra y la tierra suelta cubre el agua de los ríos.

Para fabricar las cosas que venden, algunas compañías pueden, sin saberlo, utilizar madera obtenida o comercializada ilegalmente. Otros pueden hacerlo a sabiendas. De cualquier manera, este un problema para las empresas, los bosques, la vida silvestre y el clima.

Los gobiernos pierden ingresos que podrían obtener por medio de los impuestos. Las empresas que operan legalmente se ven obligadas a bajar sus precios hasta un 16% para poder competir con los precios del mercado de la madera ilegal. La gente no obtiene los beneficios esenciales que los bosques ofrecen, como el agua y aire limpios. Y la destrucción de preciosos hábitats impacta la vida silvestre, como es el caso para los tigres, orangutanes y guacamayos.

¿Por qué las empresas importan madera ilegal?

Es relativamente fácil etiquetar un tipo de madera ilegal como legal ya que a simple vista resulta muy difícil notar la diferencia.

Es posible que algunas compañías no entiendan los riesgos implícitos de abastecerse de un tipo de madera o de una región en particular. Incluso puede que no soliciten o reciban la verificación suficiente por parte de sus proveedores para confirmar si la madera es legal o si el tipo de madera que ordenaron es, en efecto, la que recibieron en su pedido.

Otras compañías se involucran en prácticas más corruptas y atroces debido a que la madera ilegal es más barata y les da una ventaja competitiva en el mercado. Puede resultar más fácil contrabandear madera ilegal a Estados Unidos ya que muchos tipos de madera son similares.

Esta madera, ¿es buena? Los forenses nos ayudan a descubrirlo.

WWF y WRI se basaron en el análisis forense para identificar si la madera de los productos vendidos en Estados Unidos está etiquetada correctamente.

Recolectamos muestras de madera de productos vendidos por una variedad de minoristas en línea y se los entregamos a un laboratorio forense, administrado por el Servicio Forestal de Estados Unidos.

Los científicos utilizaron un poderoso lente de aumento y otras herramientas para comparar la estructura anatómica de cada muestra de madera con las especies que se tienen como referencia en el laboratorio.

Descubrimos que, de los 73 productos de madera analizados, 62% estaban mal etiquetados, posible señal de que son ilegales.

¿Qué puedes hacer al respecto?

Esperamos que los resultados de este análisis ayuden a las empresas a comprender mejor la cantidad de madera mal etiquetada y potencialmente ilegal que ingresa al país. También esperamos que los resultados los inspiren a realizar mayores esfuerzos para verificar los tipos de madera que están importando, su legalidad y procedencia de bosques gestionados de manera responsable.

Los compradores también pueden hacer algo al respecto. Busca la etiqueta del Forest Stewardship Council® (FSC) en cualquier producto que provenga del bosque. El FSC es una certificación que garantiza que el producto que compras proviene de un bosque que se gestiona de manera responsable. Los árboles de los bosques FSC se cultivan y cosechan de acuerdo con un sólido conjunto de normas que, en última instancia, benefician al medio ambiente, la economía y la sociedad. Algunas de estas medidas incluyen limitar el número de árboles talados, restringir pesticidas altamente peligrosos y proteger los derechos de los pueblos indígenas, así como los hábitats de la vida silvestre.

Pon de tu parte. Cuando sea posible, comprométete a comprar productos FSC que son amigables con el bosque para que ayudes a preservar la belleza de la naturaleza para las generaciones futuras.
¿Pueden las ciencias forenses salvar los bosques?
© Jim Schnepf / WWF-US
Tala ilegal de cedro en Madre de Dios, Perú
© WWF / André BÄRTSCHI