ONU reconoce la gravedad del crimen contra la vida silvestre



Posted on 02 May 2013  | 
Tráfico de marfil
Tráfico de marfil
© Martin Harvey / WWF-CanonEnlarge
Viena, Austria. Los gobiernos reunidos para discutir las respuestas ante la oleada de crímenes a nivel mundial exhortan a las naciones a imponer castigos severos a quienes trafiquen con productos de especies silvestres, como el marfil que proviene del elefante y el cuerno de rinoceronte. El viernes 26 de abril los miembros de la Comisión de Naciones Unidas para la Prevención del Delito y la Justicia Penal aprobaron una resolución en la que se exhorta a los estados miembros a “hacer del tráfico ilegal de la vida silvestre un crimen grave” y a asegurarse de que los grupos de crimen organizado sean perseguidos.

Bajo las normas de la ONU, los crímenes graves deben recibir sentencias hasta de cuatro o más años de prisión. Actualmente, muchos traficantes de productos de especies silvestres son liberados con pagar multas considerablemente menores al valor de los bienes ilegales con los que negociaron.

“Hoy en día, los comisionados dieron un enorme paso adelante al reconocer la naturaleza seria, trasnacional y organizada de los crímenes contra la vida silvestre y los bosques. Estos crímenes no sólo ponen en riesgo la supervivencia de especies en peligro de extinción, sino que amenazan la seguridad y el desarrollo económico sostenible,” dijo Wendy Elliot, líder de la campaña de WWF contra los crímenes relacionados con la vida silvestre. “Exhortamos a los gobiernos mundiales a utilizar cualquier herramienta que esté a su disposición para combatir estos crímenes, que incluso arrebatan vidas humanas.”

Durante la reunión de la comisión contra el crimen, los gobiernos identificaron vínculos entre el tráfico ilegal de productos provenientes de la vida silvestre, aquellos elaborados con madera, y otros crímenes trasnacionales organizados como el tráfico de drogas y armas, la trata de personas, el lavado de dinero y el terrorismo.

Yury Fedotov, Director Ejecutivo de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito declaró a la prensa, “los crímenes contra la vida salvaje y los bosques deben considerarse como crímenes graves con castigos de al menos cuatro años para que todo el peso de la ley recaiga sobre los criminales. Sin embargo, la tarea más difícil será reducir la demanda.”

La caza furtiva de elefantes y rinocerontes ha alcanzado niveles nunca antes vistos en África, sin embargo es necesario incrementar la eficacia en el cumplimiento de la ley a lo largo de la cadena comercial en países consumidores como China, Tailandia y Vietnam.
Cada año, hasta 30,000 elefantes son asesinados debido a sus colmillos de marfil. En África Central, el epicentro de la caza furtiva, los gobiernos se reunirán la próxima semana para discutir la crisis actual de seguridad que es exacerbada por la proliferación de traficantes fuertemente armados.

“Somos conscientes de que el asesinato de la vida silvestre va cada vez más de la mano con horribles actos de violencia contra guardaparques y otros miembros de la comunidad, quienes se encuentran en medio de estos criminales y sus objetivos. Ya es tiempo de implementar castigos equiparables a los crímenes en este tipo de casos,” dijo Elliot.

Los gobiernos también aprobaron una propuesta de Noruega para hacer frente a crímenes marítimos que significan un gran impacto en el ambiente, incluyendo los crímenes pesqueros. La pesca ilegal socava los esfuerzos realizados por gobiernos y pescaderos responsables para gestionar pesquerías sustentables. Esta actividad también representa una amenaza para el sustento, la seguridad alimentaria y el desarrollo sustentable; que además genera un costo de $23 mil millones de dólares a la economía mundial.

Para más información
WWF: Alona Rivord, arivord@wwfint.org, +41 79 959 1963

Para conocer más sobre la campaña de WWF y TRAFFIC contra el comercio ilegal de especies visite panda.org/killthetrade o http://www.traffic.org/illegal-trade-campaign síganos en @WWF_media y @TRAFFIC_WLTrade
Tráfico de marfil
Tráfico de marfil
© Martin Harvey / WWF-Canon Enlarge

Subscribe to our mailing list

* indicates required