Se deben consolidar las medidas para reducir la deforestación en la Amazonia



Posted on 13 noviembre 2009  | 
Oncas rapids, Juruena National Park - part of the Southern Amazon (mega) conservation corridor
© Zig KochEnlarge
La disminución en los índices de deforestación en la Amazonia brasileña entre agosto de 2008 y julio de 2009 representa un logro importante para ese país. El desafío principal que enfrenta es el de mejorar las políticas que contribuyen a dicha reducción.

En una ceremonia que contó con la participación del Presidente Luiz Inácio Lula da Silva, ministros de estado, gobernantes y alcaldes, se anunció que un área de 7.008 km2 de la Amazonia ha sido desforestada en el periodo indicado. El área es 45% menor en comparación a la deforestada un año antes.

La COP 15 de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático que se llevará a cabo en diciembre en Copenhague será una buena oportunidad para que Brasil defienda la adopción de compromisos claros y ambiciosos en cuanto a la reducción de emisiones por parte de los países participantes, dijo Denise Hamú, Directora de WWF Brasil.

"Las cifras de deforestación que compartió hoy el Presidente Lula fortalecen las credenciales de Brasil para liderar las negociaciones climáticas y asumir la vanguardia en la construcción de un nuevo modelo de desarrollo para un mundo en el cual se respeta al ambiente y a las personas", señaló Hamú.

Según Cláudio Maretti, Director de Conservación de WWF Brasil, más allá de reducir las emisiones causadas por la deforestación en la Amazonia, el país necesita trabajar en el logro de reducciones en los sectores de industria y transporte, y especialmente en los procesos de generación y transmisión de energía. "Después de todo, el planeta necesita urgentemente reducciones convincentes en las emisiones de gases del efecto invernadero”.

Entre los esfuerzos positivos realizados por el Gobierno de Brasil que requieren ser consolidados se encuentran: creación e implementación de áreas protegidas, promoción del manejo forestal sostenible, restricción de créditos públicos con fines de deforestación o especulación con tierras y promoción de acciones que favorezcan la regularización de la tenencia de la tierra.

Es importante también minimizar los impactos de proyectos de infraestructura de gran escala, como ser las carreteras y represas; mantener el Código Forestal, que actualmente corre el riesgo de ser modificado por el Congreso Brasileño; y es esencial implementar un mecanismo de pago de servicios ambientales consistente –basado en compensar a los productores que preservan el bosque en pie.

Entre tanto, Adolfo Moreno, Director a.i. de WWF Bolivia, acotó que “medidas similares a las planteadas en Brasil podrían fácilmente adoptarse para Bolivia, país que presenta condiciones y potencial similares, aunque en diferente escala, para proyectos de Redd (reducción de emisiones por deforestación y degradación) y otros que involucran generación y transporte de energía”.
Oncas rapids, Juruena National Park - part of the Southern Amazon (mega) conservation corridor
© Zig Koch Enlarge