Extracción de petróleo y gas en la Amazonía

 rel=
Lugar de exploración petrolera cerca al Parque Nacional Yasuni. Ecuador
© WWF-Canon / Jeffrey A. SAYER

La demanda de energía necesita de la Amazonía

Al igual que la minería, puede que la extracción de petróleo y gas no lleguen a la escala geográfica de la tala y la agricultura masiva, pero los efectos de estas actividades se pueden sentir en la Amazonía de varias maneras que son igual de problemáticas.
Debido a que la demanda y el precio del petróleo se han elevado a nivel mundial, los productores han buscado adaptar la oferta a cualquier costo. Esto significa la exploración de cada vez más lugares inaccesibles, incluyendo en la Amazonía, donde se puede hallar petróleo.

Sin embargo, mientras que las consideraciones ambientales y sociales dan tímidamente sus primeros pasos en este sector, la industria petrolera sigue igual de peligrosa que siempre para la biodiversidad y las personas que viven en los alrededores de los lugares de extracción.

¿Cuáles son los impactos de la extracción de petróleo y gas?

Los impactos de la exploración y extracción de energía pueden incluir:
  • La deforestación: Para disponer sus operaciones, las compañías construyen carreteras a través de los bosques. Éstas atraen a pobladores que tienen acceso a la madera y una tierra nueva, y quienes pueden dedicarse a las actividades de tala y quema.
  • El conflicto indígena: Con frecuencia los pueblos locales e indígenas ganan lo mínimo de la extracción de recursos naturales, pero arriesgan a perder lo máximo. La indemnización de las compañías de energía y el gobierno, donde es otorgada, es a menudo muy pequeña. Además, las comunidades locales no siempre están informadas sobre los proyectos de extracción.
  • La pérdida de la biodiversidad: La fragmentación del hábitat natural provocada por la instalación de tuberías, que lleva a poblaciones más pequeñas que no son viables a largo plazo. Donde existen compañías de petróleo y gas cerca (o incluso dentro) a áreas protegidas, puede que las compañías de petróleo no adopten buenas prácticas operativas necesarias, y por lo tanto amenacen la biodiversidad.
  • La contaminación del suelo y el agua: Muchas cosas pueden fallar cuando se extrae el petróleo hacia la superficie de la tierra y se procesa. Pueden ocurrir derrames y algunas veces los derivados tóxicos son desechados en los alrededores del lugar o almacenados en fosas abiertas de desechos, contaminando la tierra y el agua de alrededor.
  • La contaminación del aire: Algunos de los derivados del gas natural son quemados al aire libre. Las llamas contaminan la atmósfera y pueden provocar incendios, amenazando la vida de los habitantes locales. Asimismo, la quema innecesaria es un desperdicio de gas que podría proporcionar energía a los pobladores locales, reduciendo la deforestación.
Por otra parte, la disponibilidad repentina de fondos provenientes de la extracción de petróleo o gas es un arma de doble filo. Donde las administraciones locales, nacionales y regionales no tienen la capacidad o la planificación a largo plazo necesaria para manejar presupuestos grandes, éstas pueden exagerar invirtiendo en proyectos ambiciosos (o dudosos) de infraestructura que no toman en cuenta el desarrollo sostenible del área.

El Oriente – del orgullo a la ruina

Uno de los impactos más dramáticos de extracción de petróleo está en la región de la Amazonía de Ecuador (el Oriente), donde el gigante petrolero estadounidense Texaco degradó seriamente un ecosistema y afectó la vida de miles de pueblos indígenas.

Antes de que Texaco ingresara a la región en 1967, ésta era considerada como un lugar que ofrecía parte de la más alta biodiversidad del mundo y era hogar de varios grupos indígenas, incluyendo el pueblo Huaroni.

En ese tiempo, Ecuador enfrentaba un auge en sus divisas por las exportaciones de petróleo y el préstamo del exterior. Sin embargo, con el tiempo se hizo claro que esta ganancia inesperada era un falso beneficio, las importantes ganancias y regalías del petróleo fueron utilizadas por el gobierno para construir carreteras y subsidiar la ganadería y agricultura, provocando deforestación a gran escala1.

Otro ejemplo de extracción de recursos naturales perjudicial es el proyecto de gas natural Camisea.

------------------------------------------------
1 Wunder, S. 1997. From Dutch Disease to Deforestation - A Macroeconomic Link? A case study from Ecuador. Danish Institute for International Studies. CDR Working Paper 97.6

Siguiente [Extracción de petróleo y gas en la Amazonía: Camisea] >>