Mala planificación de infraestructura

 rel=
Carretera, Madre de Dios, Perú
© Brent Stirton / Getty Images / WWF

Carreteras, energía, ríos y bosques

La infraestructura de transporte y energía es esencial para el desarrollo nacional y regional, pero cuando se planifica de forma incorrecta, los impactos negativos pueden exceder los beneficios a corto plazo.

En la Amazonía, la construcción de nuevas carreteras o la mejora de las ya existentes han facilitado la migración descontrolada a zonas que de otra forma serían inaccesibles, dando como resultado un incremento de la apropiación informal de tierras, la deforestación y la expansión de actividades extractivas insostenibles. La construcción de represas conlleva un serio trastorno en la conectividad del los ríos mediante la fragmentación y la alteración de los patrones de flujo natural del agua, sedimentos y nutrientes. Del mismo modo, interfiere con la distribución de especies acuáticas, afectando la pesca comercial y de subsistencia.

A menudo las represas requieren la creación de grandes reservorios que causan inundaciones, a veces en áreas de importancia natural, cultural y económica, y el desplazamiento de los habitantes originales. El trastorno causado a los patrones de inundación río abajo de las represas afecta la productividad natural de las llanuras inundables. Tanto la IIRSA (Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana) como el Plan de Aceleración del Crecimiento de Brasil prevén la construcción de numerosas grandes represas, incluso en algunos de los afluentes principales del Río Amazonas en los cuales, hasta hace poco, nunca se habían construido represas.