Impactos del cambio climático en la Amazonía

El cambio climático y la vida silvestre

El calentamiento global está elevando la temperatura más allá de los niveles aceptables. Es probable que las especies capaces de irse lo suficientemente rápido intenten encontrar un ambiente más apropiado, sin embargo, muchas otras especies no serán capaces de irse o no tendrán donde ir.

Las temperaturas altas están afectando a las especies que dependen de la temperatura como los peces, provocando que su distribución cambie. Algunas especies terrestres ya han invadido hábitats de mayor altitud, pero se espera que muchas de otras simplemente desaparezcan de sus hábitats actuales.

Las temperaturas altas y la disminución de precipitaciones en algunas áreas también pueden reducir el hábitat apropiado durante los meses cálidos y secos, y llevar potencialmente a un incremento de especies exóticas invasivas que luego pueden superar a las especies originarias.

Atrás
El cambio climático y los ecosistemas de agua dulce

Menos precipitaciones durante los meses de sequía podrían afectar seriamente muchos ríos de la Amazonía y otros sistemas de agua dulce, y a las personas que dependen de estas fuentes.

Un impacto catastrófico posible de la disminución de precipitaciones es un cambio en el aporte de nutrientes en los arroyos y ríos, que puede afectar en gran medida a los organismos acuáticos.

Asimismo, es probable que un clima más variable y eventos más extremos signifiquen que las poblaciones de peces de la Amazonía experimentarán más a menudo temperaturas calientes y condiciones ambientales potencialmente mortales.

Lo que dicen los expertos

El Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) sugiere que las inundaciones relacionadas con el incremento del nivel del mar tendrán impactos importantes en áreas de tierras bajas como el delta del Río Amazonas. De hecho, la velocidad del incremento del nivel del mar durante los últimos 100 años ha sido de 1.0-2.5 mm por año, y esta velocidad se podría elevar a 5 mm por año.

Es probable que el incremento del nivel del mar y la temperatura, los cambios en las precipitaciones y los afluentes provoquen cambios significativos en los hábitats de las especies como los ecosistemas de manglares.

Estos factores también pueden afectar la pesca de la región que depende del hábitat del manglar como viveros y refugio.

Los pescadores del Río Tocantins en la Amazonía han optado por estrategias de captura específicas para las variaciones estacionales en el comportamiento y la reproducción de los peces.

Los cambios en el clima podrían provocar que estas especies disminuyan en grandes cantidades o se extingan, mientras que los cambios en las fluctuaciones estacionales pueden alterar el patrón migratorio y ecología de las especies de peces y llevar a cambios en la pesca.

Atrás
 / ©: WWF
WWF
© WWF
El cambio climático y la agricultura

Los impactos del cambio climático no están limitados a los ecosistemas naturales. Según el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC), las temperaturas más cálidas y los cambios en las precipitaciones pronosticados impactarán sin duda el sector agrícola (incluyendo plantaciones forestales) en la Amazonía.

Los cultivos hundidos serán particularmente perjudicados. Esto es especialmente dramático, ya que la agricultura es la base para la vida autosuficiente. Asimismo, la agricultura es el mayor consumidor de capital humano para las comunidades rurales dentro de la Amazonía.

Impactos esperados del cambio climático:

  • Asimismo, una reducción en las precipitaciones durante los meses secos críticos puede llevar a un incremento en la evapotranspiración y la infestación por plagas y enfermedades, que probablemente afectarán de manera negativa la producción agrícola.
  • Es probable que las áreas más grandes de plantaciones sean necesarias (a un costo mayor) para satisfacer los niveles comunes de demanda en un planeta más cálido. Los científicos calculan que el área de plantación requerida en la Amazonía necesitaría incrementarse hasta en 38% para satisfacer la demanda.
La agricultura de subsistencia en la Amazonía está particularmente amenazada por el calentamiento y la sequía durante las estaciones críticas. En el noreste de Brasil, las personas han sufrido por la reducción de la producción agrícola que se encuentra entre las más severas del mundo.

Más de 51 millones de personas viven en esta región, que está propensa a las sequías periódicas y la hambruna. Es probable que los ligeros cambios en el clima en esta región tengan consecuencias importantes en las poblaciones humanas.

Atrás

El cambio climático y la salud humana

A medida que los impactos del cambio climático dejan su huella en toda la región amazónica, las poblaciones humanas serán afectadas.

Además de la relación ya establecida entre las temperaturas extremas y el incremento en los índices de mortalidad, es probable que la región amazónica experimente un incremento en la incidencia de eventos de clima extremo con impactos mayores en los seres humanos.

  • El cambio climático y los eventos de clima extremo, como inundaciones, puede llevar a un incremento de brotes de enfermedades transmitidas por vectores como la malaria y el dengue, así como brotes de enfermedades infecciosas como el cólera y la meningitis.
  • Las sequías provocadas por el cambio climático incrementarán el riesgo de incendios naturales con impactos directos en la salud humana por la pérdida de propiedades y la inhalación de humo.
  • Asimismo, el aumento de la temperatura puede llevar a un incremento en la distribución y el crecimiento de plantas alergénicas en la región.

Atrás

Siguiente [Nuestras soluciones para la Amazonía] >>

 / ©: WWF - Canon / Michel GUNTHER
Plantación de soya o granos de soya (soya glicina), Paraná, Brasil.
© WWF - Canon / Michel GUNTHER