Cambio climático en la Amazonía

 rel=
Hábitat natural: pastizal de la sabana amazónica. Arbustos y árboles pequeños dispersos. Reserva extractiva de Cajari, Amapá, Brasil.
© WWF-Canon / Juan PRATGINESTOS

La Amazonía juega un papel importante en el mantenimiento del clima global y regional

A medida que las tendencias de destrucción de hábitats interactúan con el cambio climático, la principal preocupación es que la Amazonía quede atrapada en una serie de “retroalimentaciones negativa” que podrían acelerar el ritmo de la pérdida y degradación forestal de manera dramática y llevar al Bioma Amazónico a un punto sin regreso. Este límite, denominado también punto de inflexión, puede ocurrir cuando los bosques amazónicos mueran y sean reemplazados progresivamente por maleza inflamable y sabana (punto de inflexión ecológico), y las precipitaciones sean inhibidas a una escala regional (punto de inflexión climático).

La sustitución de bosques por vegetación semiárida y de sabana causada por el clima y la deforestación han sido denominados la “muerte repentina” de los bosques amazónicos (Cox et al. 2000, Cox et al. 2004; Nobre et al. 1991; Oyama y Nobre 2003). Mientras que aún existe un debate entre los científicos sobre este concepto, algunos modelos de vegetación simulados en escenarios de cambio climático predicen que tal “muerte repentina” podría ocurrir a finales de siglo.

Para algunos científicos (Nepstad, 2008), sin embargo, este margen de tiempo puede ser optimista, ya que estos modelos no tienen en cuenta el cambio en el uso de la tierra o los efectos sinérgicos de la deforestación y el cambio climático regional. Si se tomaran en cuenta estos factores, podríamos enfrentar un panorama nefasto en el que las tendencias actuales en ganadería, agricultura, expansión de la tala, incendios y sequías podrían destruir o dañar severamente 55% del bosque amazónico para el año 2030 (Nepstad 2008).
 
 / ©: Nepstad 2008
Niveles de humedad del suelo en la Amazonía durante cuatro periodos de sequía severa ( Nepstad, 2008).
© Nepstad 2008

Humedad del suelo en la Amazonía

Niveles de humedad del suelo en la Amazonía durante cuatro periodos de sequía severa. (Nepstad, 2008).

¿Los bosques sustituidos por sabanas?

Con estudios de modelamiento que prevén un ambiente más cálido y seco para la Amazonía, el cambio climático pinta un futuro sombrío para la región, un futuro donde tanto las personas como la biodiversidad tienen las de perder.

Bien afinado, el motor hidrológico de la Amazonía juega un papel importante en el mantenimiento del clima global y regional.

El agua liberada por las plantas hacia la atmósfera mediante la evapotranspiración (evaporación y transpiración de la planta) y hacia el océano a través de los ríos, influye en el clima mundial y la circulación de las corrientes oceánicas. Esto trabaja como un mecanismo de respuesta, ya que este proceso mantiene también el clima regional del cual depende.

¿Qué está pasando en la Amazonía?

Sin embargo, los científicos están notando algo preocupante en el bosque amazónico, el motor hidrológico está comenzando a fallar. Dos factores importantes están en juego.

Uno de los factores es El Niño - Oscilación del Sur (ENOS), un fenómeno climático que influye en mucha de la variabilidad climática de América Latina. A pesar de que los eventos ENOS son una incidencia natural, se espera que el cambio climático inducido por el hombre incremente su frecuencia en el futuro.

ENOS está asociado con las condiciones secas del noreste de Brasil, el norte de la Amazonía, el altiplano peruano-boliviano, y las costas del Pacífico en Centroamérica. Mientras tanto, el sur de Brasil y noroeste de Perú han presentado condiciones húmedas inusuales durante los eventos ENOS.

Otro factor es la deforestación, que además de acabar con la masa forestal causa un cambio dramático en los patrones y distribución de precipitaciones. Estos descubrimientos suponen que la deforestación actual en la Amazonía ya ha modificado el clima regional. Asimismo, confirman informes anteriores del incremento de nubosidad superficial sobre áreas deforestadas.

El pronóstico del tiempo a largo plazo para la Amazonía

Los modelos sugieren que para el año 2050, las temperaturas en la Amazonía se incrementarán de 2-3°C. Al mismo tiempo, una disminución en las precipitaciones durante los meses secos llevará a una sequía general.

Existen consecuencias serias a estos cambios. El incremento de temperaturas y la disminución de precipitaciones pronosticados durante los meses ya secos podrían resultar en sequías más largas y tal vez más severas, junto con cambios importantes en la estacionalidad.

¿Qué debemos esperar?

Asociado a los cambios en el aprovechamiento del suelo, podemos esperar la degradación de los sistemas de agua dulce, la pérdida de suelos valiosos desde el punto de vista ecológico y agrícola, el incremento de la erosión, la disminución en la producción agrícola, el incremento de plagas de insectos, y la propagación de enfermedades infecciosas.

La naturaleza cambiante de la Amazonía


Con el tiempo, es probable que el cambio climático global y más deforestación lleven a un incremento de temperaturas y un cambio de los patrones de lluvia en la Amazonía, lo que afectará indudablemente a los bosques de la región, la disponibilidad del agua, la biodiversidad, la agricultura, y la salud humana.

Panorama climático preocupante para la Amazonía

El cambio climático y la deforestación podrían transformar la mayor parte del bosque amazónico en sabana, con impactos masivos en la biodiversidad y clima mundial.

  • Guardian: La Amazonía podría reducirse a 85% debido al cambio climático, afirman los científicos
  • NPR: La desecación de la Amazonía podría acelerar el cambio climático
Entre 30% y 60% del bosque amazónico podría convertirse en una sabana seca

Una investigación realizada con el auspicio del INPE – Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil, muestra que un ambiente más cálido y seco para la región podría transformar desde 30% hasta 60% del bosque amazónico en un tipo de sabana seca.

Una mirada de cerca a los impactos del cambio climático en:

Estamos corriendo un riesgo grave de perder una gran parte del bosque tropical amazónico. Si el calentamiento excede unos pocos grados Celsius, es muy posible que el proceso de “sabanización” se vuelva irreversible.

Carlos Nobre Científico principal INPE - Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil

El factor del dióxido de carbono

Existe una preocupación de que la región amazónica se convierta en una fuente neta más que en un sumidero (depósito) de dióxido de carbono (CO2), un gas que se emite principalmente en la quema de hidrocarburos, carbón, petróleo y gas natural, y es el conductor principal del cambio climático global.

Actualmente, los bosques amazónicos aún son sumidero de CO2, a pesar de un 20% de emisiones de CO2 que surgen globalmente de la deforestación. Sin embargo, se prevé que el incremento de temperaturas, la disminución de precipitaciones y la “sabanización” de la Amazonía provocarán que la región se convierta en una fuente de CO2, en vez de un sumidero.
Donate to WWF

Your support will help us build a future where humans live in harmony with nature.