Problemas en la Amazonía

 rel=
Perú
© André Bärtschi / WWF-Canon

Quema de bosques, disminución de suelos y sufrimiento del pueblo

Las tendencias del mercado, la presión demográfica y los avances en infraestructura continúan entrometiéndose en la selva amazónica. A medida que las presiones que afectan a la región se intensifican, cada vez es más claro que el precio a pagar no sólo es la pérdida de la biodiversidad y el hábitat, sino también una disminución en la calidad de vida de las personas.
Entre las amenazas detrás de la destrucción y degradación ambiental en la Amazonía está la falta de marcos de políticas que respalden el desarrollo sostenible y la protección de recursos naturales, la inestabilidad política, la incapacidad de algunas entidades institucionales y gubernamentales para establecer y hacer cumplir las leyes para la conservación de la naturaleza, la pobreza y la desigualdad.

El precio del desarrollo a cualquier costo

Hoy, los programas e iniciativas del gobierno regional están exigiendo un desarrollo continuo, promoviendo a menudo blind clearance de bosques para la ganadería, la exploración petrolera o la producción de soya. Estos esfuerzos buscan obtener las divisas tan necesarias, y desarrollar la economía en general.

A medida que los países de la Amazonía se integran cada vez más a la economía global y existe una gran demanda por los recursos naturales limitados, los esfuerzos por proteger la región continúan siendo amenazados por la demanda económica insostenible.

El comercio, combustible de la deforestación

Las actividades de desarrollo en la Amazonía están respondiendo en parte a la insaciable demanda internacional de materia prima. Por ejemplo, las exportaciones de carne de res de Brasil están relacionadas de manera estrecha con los mercados financieros y la fuerza del Real, la moneda brasilera.

Cuando el real se devaluó, el precio de la carne de res en reales casi se duplicó, creando un gran incentivo para que los ganaderos expandan sus pastizales.

Al mismo tiempo, el precio de la carne de res brasilera en dólares decayó, lo que hizo de las exportaciones brasileras más competitivas en los mercados internacionales1. En cambio, cuando el real cobra fuerza, los exportadores luchan por conservar su lugar en el mercado.


El comercio requiere infraestructura

La respuesta a la demanda internacional de productos agrícolas requiere infraestructura, como represas y carreteras. BR-163 y BR-319, dos las carreteras principales que serán construidas a través de la selva amazónica brasilera, son ejemplos de esta situación.

Pero la demanda global no está limitada a la ganadería y la soya. Para satisfacer sus necesidades industriales, China participa en proyectos mineros al este de la Amazonía, que comprenden desde aluminio y acero hasta níquel y cobre2.

---------------------------------------

1Kaimowitz et al. 2004. Hamburger Connection Fuels Amazon Destruction: Cattle ranching and deforestation in Brazil's Amazon. Centre for International Forestry Research (CIFOR). 10 pp.

2International Herald Tribune. Sunday, November 20, 2005. China's global push for resources makes waves in Amazon basin.

Deforestación

Las tasas de deforestación varían de un país amazónico al otro, generalmente porque los factores que mueven este proceso también varían a través de la región. En Brasil por ejemplo, la mayor parte del desbrozado se lleva a cabo en ganaderas grandes y medianas para obtener pastizales para el ganado, mientras que este trabajo realizado por pequeños ganaderos para la agricultura es relativamente más frecuente en otros países3.

La deforestación está marcada particularmente en áreas adyacentes a centros urbanos, carreteras y ríos. Pero incluso las áreas remotas donde se considera que no existe actividad humana están mostrando signos de presión humana, especialmente donde se encuentra caoba y oro.4

Algún tipo de deforestación, realizada en propiedades privadas, puede ser legal. De acuerdo al Código Forestal de Brasil (una ley federal), se puede desbrozar 20% del bosque en cada propiedad con una licencia otorgada por agencias ambientalistas.

¿Cuáles son los impactos de la deforestación?

Es imposible hacer una lista completa de todo lo que nos arriesgamos a perder por la deforestación. Pero a continuación presentamos algunos aspectos principales:

La pérdida de la biodiversidad: Las especies pierden su hábitat, o pueden dejar de subsistir en los pequeños fragmentos de bosques que quedan. Las poblaciones disminuyen, y finalmente algunas pueden extinguirse. Incluso la deforestación localizada puede resultar en la pérdida de especies, por el alto grado de endemismo, o la presencia de especies que sólo se encuentran dentro de un rango geográfico específico.

La degradación del hábitat: Las nuevas carreteras que dan acceso a los pobladores y leñadores al corazón de la cuenca amazónica están causando la fragmentación generalizada de los bosques. Estos paisajes fragmentados son afectados en la estructura de las especies, su composición y microclima, y son más vulnerables a las sequías e incendios, alteraciones que afectan de forma negativa a una amplia variedad de especies animales.5

El clima global modificado: Se reduce la capacidad de los bosques para absorber el contaminante dióxido de carbono (CO2). Al mismo tiempo, existe una presencia mayor de CO2 liberado por la quema de árboles.

La pérdida del ciclo del agua: La deforestación reduce los servicios críticos del ciclo del agua proporcionados por los árboles. En Brasil, una parte del vapor de agua que emana de los bosques es transportada por el viento hacia la región centro sur, donde se ubica la mayor parte de la agricultura del país. La cosecha anual de Brasil tiene un valor bruto de aproximadamente US$65 mil millones, y la dependencia de inclusive una pequeña fracción de ésta con relación a las precipitaciones provenientes del vapor de agua de la Amazonía equivale a un valor sustancial para el país. Cuando se suma la disminución de precipitaciones a la variabilidad natural que las caracteriza en la región, las sequías resultantes pueden acarrear impactos ambientales importantes. Ya ocurren incendios en las áreas donde se lleva a cabo la tala.6

Los impactos sociales: Con la disminución de bosques, las personas pueden beneficiarse menos de los recursos naturales que estos ecosistemas proveen. Esto puede llevar a un incremento de la pobreza y en ocasiones, las personas pueden necesitar mudarse para encontrar bosques de cuales se puedan beneficiar.

La perspectiva de la deforestación amazónica

Se espera que la demanda de tierras que causa actualmente la quema de bosques tropicales continúe alta, manteniendo la constante liberación de carbono proveniente de la quema de árboles a la atmósfera.

Si las sequías, las temperaturas y El Niño aumentan su frecuencia y severidad, como parece haber sucedido durante los últimos 200 años, entonces la cantidad de emisiones de carbono de los trópicos podrían aumentar rápidamente en el futuro, creando un ciclo de retroacción peligroso por los impactos de la deforestación. 7

--------------------------------------------------

3 Goudie (Ed.) 2001. Encyclopedia of Global Change. Environmental Change and Human Society
4 Barreto et al. 2005. Human Pressure in the Brazilian Amazon. IMAZON.
5 Laurance et al. 2000. Forest loss and fragmentation in the Amazon: implications for wildlife conservation. Oryx, 34 (1), pp. 39-45
6 Goudie (Ed.) 2001. Encyclopedia of Global Change. Environmental Change and Human Society
7 Lewis, S.L. 2005. Tropical Forests and Atmospheric Carbon Dioxide: Current Knowledge & Potential Future Scenarios. Avoiding Dangerous Climate Change Symposium, Exeter, 1-3 February 2005.

 / ©: WWF
Deforestación en el bioma amazónico en base a datos del 2009 en Brasil y 2007 - 2008 en otros países.
© WWF

Bosques que desaparecen

Se ha perdido 17% del bosque amazónico en los últimos 50 años.

La ganadería extensiva representa el 80% de la deforestación actual, mientras que la agricultura es responsable en gran parte del resto.

La mayor parte de la deforestación se puede encontrar al este y sureste de la Amazonía (Brasil) en el llamado Arco de deforestación, y al extremo noroccidental de las cabeceras de la cuenca, principalmente en Colombia y Ecuador.