Llamada de emergencia de Brasil

 rel=
Llamada de Emergencia de Brasil
© WWF

¡Muchas gracias por tu apoyo a la Llamada de emergencia!

Hace unos días, hiciste oir tu voz por la Amazonía, pidiendo a la Presidenta de Brasil Dilma Rouseff que impidiera los cambios propuestos a la ley forestal de su país que podrían dar paso a la destrucción de más de 76 millones de hectáreas de bosques tropicales.

En apenas dos semanas, tu voz junto a la de más de 70,000 personas fue parte de un llamado global a la Presidenta, que no ha pasado desapercibido.

Gracias a tu respaldo se ha podido hacer realidad nuestro primer pedido, y el proceso de revisión de la ley ha sido demorado. El 14 de diciembre pasado, la Cámara de diputados de Brasil decidió postergar su votación sobre los cambios propuestos en la ley hasta marzo de 2012.

Es un primer éxito que proporciona valioso tiempo para que autoridades y la sociedad puedan analizar en mayor prufundidad las reales implicancias de los cambios propuestos, pero el reto no ha terminado. Aún necesitamos tu apoyo difundiendo esta situación.

WWF continuará trabajando con miras a que la ley actual no sea debilitada para dar paso a la destrucción de un área de bsoques amazónicos del tamaño de todo Chile, y contamos con tu participación.

Síguenos apoyando para lograr impedir los cambios destructivos propuestos en la ley.


¡Gracias por todo tu apoyo!

 
 / ©: WWF
Deforestación en el bioma amazónico en base a datos del 2009 en Brasil y 2007-2008 en otros países.
© WWF

Impactos

Si Brasil aplica la nueva ley forestal:

SIN PROTECCION. 79 millones de hectáreas de masa forestal –equivalente a las superficies de Alemania, Austria e Italia juntos – quedarían desprotegidas. La nueva ley forestal permite la deforestación en zonas que cumplen una importante función protectora, hasta ahora protegidas legalmente. Esto provocará graves impactos como la pérdidas de biodiversidad, la disminución en la calidad y cantidad de los recursos hídricos y pesqueros, pérdida de fertilidad de los suelo, aumento del riesgo de deslizamientos de tierras.

AUMENTO DE EMISIONES. Actualmente la deforestación es responsable de un 20% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Un incremento de las tasas de deforestación como el que ampararía la nueva Ley Forestal implicaría gravísimas consecuencias para el clima. Los procesos de deforestación y de no recuperación de la superficie forestal perdida que se podrán desarrollar bajo el nuevo Código forestal supondrían un incremento de las emisiones de hasta 29 gigatoneladas de CO2, casi 4 veces el objetivo global de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero fijado para el periodo 2008-2012 en el Protocolo de Kioto.

RIBERAS DESPROTEGIDAS. Con la aprobación de la nueva ley, se reduciría la franja de ribera protegida (pasando de 30 a 15 metros).

DEFORESTACIÓN LEGALIZADA. La nueva ley forestal permitirá la legalización de 97 millones de hectáreas de tierras que han sido deforestadas de manera ilegal (un área similar a la de Venezuela). Estas áreas ya deforestadas (protegidas por el anterior ley forestal a través de las figuras de Área de Reserva y Área de Protección Permanente) no tendrían que ser restaurada.

AMNISTÍA PARA LA DEFORESTACIÓN ILEGAL La nueva ley forestal elimina las sanciones por deforestación ilegal y elimina la obligación de los actores responsables de la deforestación de recuperar las áreas devastadas.

MENOR PROTECCIÓN Disminuiría el porcentaje de terreno privado protegido (del 80% se pasaría al 50%)
 / ©: Brent Stirton / Getty images / WWF
Vista panorámica de un área deforestada
© Brent Stirton / Getty images / WWF

Director General de WWF, se pronuncia sobre la Ley Forestal