Los pueblos amazónicos

 rel=
Indígenas Kayapo, Brasil
© Mauri Rautkari / WWF-Canon

Una lucha por el territorio, la supervivencia y la identidad en el bosque amazónico

Grupos indígenas como los Yanomamo y los Kayapo llevan miles de años viviendo en la Amazonía, acumulando lentamente un conocimiento detallado del bosque tropical y los métodos para subsistir de él.
Sin embargo, actualmente tienen que compartir los bosques con un número creciente de colonos que buscan aprovechar los abundantes recursos naturales de la Amazonía.

La vida en el bosque tropical

Se calcula que los primeros asentamientos humanos en la Amazonía aparecieron entre 32,000 y 39,000 años atrás. Desde entonces, los pueblos amazónicos han desarrollado estilos de vida integrados con los beneficios y restricciones del bosque tropical.

Normalmente, las presas locales incluyen animales que viven cerca a los ríos, como peces, tortugas, capibaras y cocodrilos. Hasta hace poco era común utilizar cerbatanas, flechas con puntas envenenadas y lanzas para cazar, pero estas armas primitivas han sido gradualmente reemplazadas por armas de fuego cuando pueden ser compradas

Los grupos de cazadores-recolectores alguna vez fueron generalmente nómades y vivían en pequeños asentamientos temporales hasta que se agotaban los recursos naturales; entonces, cambiaban de lugar.

Pero debido a las colonizaciones de pueblos no indígenas, muchos grupos locales fueron forzados a adoptar estilos de vida sedentarios y se convirtieron en campesinos.

Estos cambios no sólo destruyeron los estilos de vida tradicionales, sino que también hicieron que los pobladores perdieran el control de su territorio. Los que se beneficiaron de esto fueron los madereros, los mineros y otros colonos.

Algunas tribus de cazadores-recolectores alguna vez fueron bastante territoriales. Por ejemplo, los cazadores de cabezas Mundurucu de Brasil solían cazar animales y humanos indiscriminadamente, y realizaban asaltos a grupos vecinos para adquirir mujeres y proteger su territorio.
Los pueblos amazónicos y sus creencias religiosas

El mundo espiritual es extremadamente importante para los pueblos indígenas de Sudamérica, un mundo al cual dicen acercarse utilizando plantas que contienen ciertos alucinógenos.

Uno de los personajes más importantes para muchos grupos indígenas es el chamán, que posee el conocimiento acerca de las plantas y animales locales, y de quien se cree que puede comunicarse con el mundo de los espíritus.

El impacto humano de la colonización europea en Sudamérica

Cuando los europeos llegaron por primera vez a Sudamérica, había alrededor de 6.8 millones de pueblos indígenas; pero los colonos trajeron consigo persecución, esclavitud y enfermedades a las que los pobladores locales no eran inmunes.

Las comunidades que vivían cerca a los ríos fueron las primeras en ser afectadas, ya que los colonos los utilizaban como rutas de asalto. Los pueblos indígenas que vivían dentro del bosque al principio evitaron muchos de los peores aspectos de esta invasión europea.

La situación actual

Hoy, la mayoría de tribus amerindias vive en reservas indígenas llamadas resguardos, donde practican un estilo de vida que integra elementos tradicionales y modernos. Pocos viven completamente aislados del mundo moderno.

Por ejemplo, algunos viven del turismo, y/o necesitan visitar los mercados locales para complementar lo que cultivan en sus plantaciones.

En Brasil, los pueblos indígenas han participado directamente en la demarcación de sus tierras, asegurándose de que los límites respeten el uso tradicional. En consecuencia, las tierras tradicionales en Brasil no se llaman resguardos, sino “tierras indígenas”.

Adquiriendo conocimiento de las plantas

Los chamanes no consideran que tienen alucinaciones según la concepción común del término. Se puede decir que, para ellos, estas plantas son como sacerdotes que representan el conocimiento de Dios en la Tierra. Por lo tanto, ellos poseen un poder que les permite a los chamanes alterar su estado de conciencia y percibir el mundo de formas nuevas y diferentes, así como obtener el conocimiento que buscan para curar a su pueblo.

Más >>
El mundo de los Wajapi

El pueblo Wajapi vive en un área de bosques bien conservados, cerca a las fuentes de algunos afluentes del río Jari, al noreste de Brasil.

Según los Wajapi, los animales del bosque, a pesar de su apariencia, son en realidad seres humanos con almas que viven en sociedades similares a las nuestras. Los árboles y la mayoría de plantas también son recipientes de almas humanas, pero sólo los curanderos o chamanes pueden comunicarse con ellas.

Muchas de las características culturales y habilidades de supervivencia en el bosque de los Wajapi han sido transmitidas a ellos por los animales. Esta percepción del mundo es la base del conocimiento de los procesos ecológicos de los Wajapi.
 / ©: WWF - Canon / Edward PARKER
Typical Cabocol sttlement of flooded forest withh old canoe used for growing onions. Amazonas, Brazil
© WWF - Canon / Edward PARKER
La vida de la comunidad en la várzea…

En la várzea, la zona ribereña que se inunda durante la estación lluviosa, se encuentran poblaciones mucho mayores debido a la presencia de peces, aves, Tortugas y suelos fértiles.

A los habitantes de esta zona se les llama caboclos, ribereños, mestizos o campesinos, dependiendo de la zona. Ellos cosechan arroz silvestre y cultivos (menestras, ají, coca, plátano) y yuca, la cual crece más rápido en la várzea (6 meses en vez de los 12 meses que tarda en otros sitios).

Sin embargo, como el ciclo de inundaciones es impredecible, a veces existe escasez de comida.

…y la vida en la “tierra seca”

En tierra firme, las poblaciones viven de la agricultura migratoria de caza y quema, y su principal cultivo es la yuca.

Pero en estas zonas, los frutos de los cultivos descienden rápidamente conforme los suelos del bosque pierden sus nutrientes después del desbroce de la mayoría de flora y fauna natural. Por consiguiente, los agricultores deben seguir creando nuevos espacios para sus cultivos. La proteína es obtenida de los animales, frutos secos, frutas y semillas.