Los bosques inundables amazónicos

 rel=
Pará, Brasil
© Edward Parker / WWF-Canon

¿Bosques subacuáticos?

Cada año, más de 250,000 km2 de bosques inundables amazónicos son cubiertos por el agua que se desborda de los ríos. Este fenómeno anual forma el sistema de bosques inundables ribereños más extensos del mundo, produciendo una drástica revolución en el paisaje de importancia vital para el funcionamiento eficiente de la Cuenca Amazónica.
Los bosques inundables representan entre 3% y 4% del área de la Cuenca Amazónica. Se trata de áreas altamente productivas a orillas de los ríos que se inundan durante la estación lluviosa y que reciben abundante sedimento de las Cordillera de los Andes. Estos factores han dado como resultado la evolución de los ecosistemas y hábitats con un gran número de especies, y han llevado además al crecimiento de las actividades económicas de las comunidades ribereñas.

Existent tres tipos de bosques inundables; los bosques de Várzea, que son inundados por ríos turbios, los bosques de Igapó, ubicados en afluentes de aguas negras y claras, y el bosque de marea ubicado en el estuario.

¿Por qué ocurren las inundaciones?

Las fuertes lluvias estacionales, concentradas en los Andes Orientales y el noroeste de la Cuenca, son responsables de las fluctuaciones que sufre el nivel del río durante el año. Debido a las dimensiones de la Cuenca Amazónica y la distribución irregular de las lluvias estacionales, distintas partes del sistema fluvial se inundan en momentos diferentes, y las inundaciones en general duran más que si la distribución temporal de las lluvias fuera la misma en toda la cuenca.

El aumento de las lluvias se traduce en un aumento de la descarga de los ríos. Ya que la Cuenca Amazónica es en su mayor parte llana y hay más agua que la que las hidrovías pueden contener, el agua se desborda de las riberas de los ríos hacia las llanuras inundables bajas. Conforme el agua se desborda de los ríos, se crean nuevas masas de agua, como estanques y lagunas de meandro.

Las áreas inundadas se extienden a alrededor de 20 km de las riberas de los ríos2, y durante la estación húmeda, pueden elevarse entre 7.5 y 15 m.

Áreas de inundación

Debido a su tamaño, no todas las partes de la Cuenca Amazónica están sujetas a inundaciones al mismo tiempo. Las inundaciones suelen ocurrir en el norte de la Cuenca Amazónica (por encima de la línea ecuatorial), mientras que en la zona sur de la cuenca (debajo del ecuador) retroceden. Otras partes pueden experimentar hasta dos inundaciones al año, las cuales difieren en intensidad.

Conforme la crecida de la Cuenca Amazónica es vaciada al Océano Atlántico, el nivel del agua comienza a descender y el bosque vuelve a “surgir” del agua. La fauna recupera sus territorios, y vuelve el calor intenso.

La importancia del bosque inundable amazónico

Las inundaciones alteran radicalmente el paisaje del bosque y son vitales para la dispersión de sedimentos y la fertilización de la várzea. La presencia de grandes cantidades de cieno, provenientes principalmente de los Andes, juega un papel importante en el enriquecimiento del suelo para el cultivo.

Conforme las aguas avanzan sobre la tierra, los hábitats que se crean hacen posible que los organismos acuáticos naden por los bosques riparios (situados a lo largo de las riberas de los ríos), donde buscan alimento.

Los peces consumen organismos diminutos llamados zooplancton, y la tasa de reproducción llega a sus niveles más altos durante la marea alta. Cuando el agua desciende, el flujo del río transporta el zooplancton y lo distribuye hacia otros ríos, proporcionando una base alimenticia muy necesitada por la fauna acuática3.

Los bosques inundables, objeto de atención no deseada

Los bosques inundables se encuentran entre los ecosistemas más amenazados de toda Sudamérica a causa de la tala y el desbroce forestal. La tala intensiva y la explotación selectiva de los árboles de lupuna (Ceiba pentandra) y virola (Virola surinamensis) están acelerando la deforestación. En el Perú, son las actividades petroleras las que representan la amenaza más grave para los bosques inundables.

Las áreas de várzea son amenazadas por la ganadería y el aumento del número de búfalos de agua introducidos. Asimismo, la sobreexplotación de pesquerías para el abastecimiento de los crecientes centros urbanos de la región tiene el potencial de ocasionar la extinción de especies altamente valoradas, así como la pérdida de la subsistencia de los pobladores ribereños tradicionales.

La sostenibilidad de estas pesquerías es enormemente importante para toda la población de la Amazonía, para la cual los peces representan una parte vital de su dieta y cultura.

Del mismo modo, la construcción mal planificada de represas podría alterar profundamente los aspectos beneficiosos de las inundaciones, trastornando un gran número de relaciones ecológicas cruciales.4

----------------------------------------------------

1Meggars, 1998 in Kricher, 1997
2Goulding, 1993 in Kricher, 1997
3Kricher, 1997
4Goulding et al, 1996 in Kricher, 1997