¡Por una Amazonía viva!

Una de cada diez especies conocidas en la Tierra vive en la Amazonía. Sus bosques contienen entre 90 y 140 mil millones de toneladas métricas de carbono; la liberación de apenas una parte aceleraría el calentamiento global de forma significativa. 30 millones de personas viven en la Amazonía, y dependen de sus recursos y servicios, sin contar a los muchos millones más que viven en lugares tan lejanos como Norteamérica y Europa, pero que también se encuentran bajo la influencia climática de la Amazonía.

Iniciativa Amazonía Viva

Debido a que las fuerzas que dan forma al Bioma Amazónico se extienden mucho más allá del contexto local y no conocen límites políticos, no podemos seguir trabajando con las piezas del rompecabezas por separado. En vez de eso, debemos abordar el bioma como un todo para asegurar la viabilidad de todo el sistema.

Por lo tanto, aunque nuestra presencia en la región ha sido clave para muchos resultados de conservación durante años, es con la implementación de la Iniciativa Amazonía Viva en el 2008 que WWF ha podido acumular 40 años de experiencia como parte de un anteproyecto unificado para dirigir los desafíos al Bioma Amazónico de forma general.

Leer más.

 / ©: WWF
Iniciativa Amazonía Viva
© WWF
 / ©: WWF Perú
Conozca más sobre el enfoque innovador de conservación que WWF tiene en la Amazonia
© WWF Perú

¿Puede sobrevivir la Amazonía?

La buena noticia es que más del 80% del bosque amazónico original se mantiene en gran parte intacto.

La mala noticia es que nuestra generación podría ser testigo de la extinción de la Amazonía.

La rápida expansión de los mercados mundiales de carne, soya y biocombustibles, la ejecución inminente de proyectos de infraestructura de transporte y energía de gran escala, en conjunto con una mala planificación, una gobernanza débil y la falta de una visión integrada de desarrollo sostenible para la Amazonía, están contribuyendo a la aceleración del ritmo de la deforestación y el aumento de la presión sobre los recursos naturales y servicios ambientales de los que dependen millones de personas, entre ellas usted.

El aumento de las temperaturas y la disminución de las precipitaciones a raíz del calentamiento global agravarán estas tendencias y podrían llevar a un “punto de inflexión”, donde el ecosistema de bosques húmedos tropicales colapse y sea remplazado en grandes áreas por una mezcla de ecosistemas de sabana y semiáridos. Las implicancias de este enorme cambio de ecosistemas serían gravísimas para la biodiversidad, el clima mundial y los medios de vida.
 / ©: WWF
¡Amazonia Viva! Una década de descubrimientos: 1999-2009
© WWF

Amenazas crecientes

Aprenda más acerca de las amenazas a la Amazonía y lo que WWF está haciendo para enfrentarlas, aquí.

El trabajo de WWF: un enfoque integrado

Si queremos evitar este aterrador panorama, es necesario actuar de forma urgente e inmediata. Durante los próximos diez años, WWF desarrollará alianzas poderosas y de gran alcance con los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado para promover los procesos transformacionales necesarios para dar lugar a un panorama diferente para la Amazonía, en el cual:

 / ©: Mark Edwards / WWF-Canon
Vista aérea del Estado de Acre muestran los incendios forestales. Amazonia, Brasil
© Mark Edwards / WWF-Canon

Nuestra visión para la Amazonía es:

  • Un bioma Amazónico ecológicamente saludable que mantenga su contribución ambiental y cultural a los pueblos locales, los países de la región y al mundo, dentro de un marco de equidad social, desarrollo económico inclusivo y responsabilidad global.

Datos y cifras sobre la Amazonía

    • El bosque tropical amazónico abarca un área de 6.7 millones de km2 en 8 países: Brasil, Bolivia, Perú, Colombia, Ecuador, Guyana, Surinam, Venezuela, además de la Guayana Francesa.
    • Alrededor de la mitad de los bosques tropicales que aún existen en el mundo se encuentran en la Amazonía, junto con al menos el 10% de especies conocidas.
    • La Cuenca del Amazonas representa entre el 15% y 16% de la descarga fluvial total del mundo.
    • Alrededor de 30 millones de personas viven en la Amazonía, incluyendo más de 300 grupos indígenas.

Metas de WWF

    • La diversidad de los ecosistemas terrestres y de agua dulce del Bioma Amazónico es conservada para asegurar la supervivencia de las especies que allí viven y el aprovisionamiento constante de los bienes y servicios ambientales para los pueblos locales, los países de la región, y el mundo.
    • La calidad, cantidad y ritmo de los regímenes de flujo en los ríos prioritarios y sus orígenes se mantienen a niveles que aseguran la integridad de los ecosistemas acuáticos y el aprovisionamiento continuo de los servicios ecológicos que preservan el sustento local y la economía regional.
    • El marco institucional y político de la región apoya la implementación de una agenda de desarrollo y conservación adaptativa al clima que incremente la resistencia del proceso y los servicios ecológicos clave del Bioma Amazónico.