/ ©: Gordon Congdon / WWF-Cambodia

Más que árboles

La vida en un bosque: el cuadro completo

Si nos piden que definamos un bosque, la mayoría de nosotros pensará inmediatamente en árboles. Si bien es cierto que lo árboles dominan - son los organismos más grandes presentes en el lugar, hay muchos de ellos y no se mueven – un bosque es en realidad una comunidad de no sólo plantas y animales, sino también de microorganismos. Añade a la mezcla los componentes no vivos, abióticos, como el suelo, el clima y el agua, y agrega las complejas interrelaciones entre los organismos y el ambiente, y estamos más cerca de entender realmente este ecosistema.
Más del 30% de la superficie de la Tierra está cubierta por bosque. Están entre los reservorios más notables de diversidad biológica en tierra firme - albergan más de dos tercios de de las especies terrestres conocidas; también son hogar de la mayor parte de las especies en peligro.

Bosques y humanos
Los bosques tienen una gran variedad de usos para los humanos, incluyendo la madera de los árboles, nutrición para animales, pastoreo, recreación, usos medicinales y más. En la actualidad, los conservacionistas aún están discutiendo una definición “técnica” de un bosque. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), un bosque no deja de ser un bosque sólo porque los árboles ya no están. Aunque eso sea cierto, es importante entender cómo la desaparición de la cobertura verde y la amenaza resultante para los hábitats y la vida humana calza en el cuadro completo de la vida en el planeta.

El ecosistema boscoso
El bosque es un ecosistema complejo - un sistema biológico con un sinnúmero de interrelaciones distintivas de las partes vivas del ambiente (plantas, animales y micro-organismos) entre sí mismas y con las partes no vivas, inorgánicas o abióticas (suelo, clima, agua, restos orgánicos, rocas). Imagínalo como una intrincada red – frágil, pero, al mismo tiempo, sostén del ecosistema.

Variedad y distribución de los bosques
Los bosques vienen en todos los tamaños y tipos - desde las taigas del Norte hasta los bosques de maleza de las regiones áridas o los bosques lluviosos de los trópicos húmedos. Se los encuentra en los glaciares en movimiento1, en el agua dulce y salada, en cornisas de montañas árticas. No ocurren aislados del resto del paisaje. El tipo de bosque en un área dada depende de muchos elementos, incluyendo clima, suelo, fuentes de agua, patrones de lluvia, fuentes de semillas e influencia humana.

Las complejas relaciones ecológicas que incluyen a los bosques podrían permitir a los humanos beneficiarse de ellos en una variedad de formas distintas. Sin embargo, un entendimiento más profundo de estas relaciones es crucial para el desarrollo de opciones efectivas de manejo y políticas a favor de los bosques.

---------------------------------------------------------------
1Fuente: Forest ecosystem by Bernard T. Bormann, Judy L. Meyer, Tim Schowalter, Everett Hausen. McGraw-Hill Encyclopedia of Science & Technology.