Proyecto IDEPA no impulsa la sustentabilidad de las pesquerías



Posted on 30 septiembre 2013
Mauricio Gálvez, coordinador pesquero de WWF Chile.
© WWF ChileEnlarge
Según el mensaje presidencial (boletín N° 8865-21) que acompaña el proyecto de Ley que lo crea, el objetivo del IDEPA es que sea una “institución con cobertura nacional destinada a contribuir a elevar la capacidad empresarial, productiva y comercial de la pesca artesanal […] con el fin de fomentar y promover el desarrollo productivo de sus beneficiarios en el marco de la sustentabilidad de la actividad pesquera y de acuicultura”. Sin embargo, en su articulado no se aprecia ningún marco que promueva la sustentabilidad de la actividad, y tal como las propias organizaciones que representan a los pescadores artesanales han indicado, el proyecto IDEPA es prácticamente lo mismo que el actual Fondo de Fomento de la Pesca Artesanal.

La única excepción destacable que previene la pesca no sustentable está contenida en su Artículo 12, especialmente cuando indica que “Tampoco se otorgarán beneficios a quienes hayan sido sancionados por resolución a firme dentro de los dos años anteriores, por infringir la Ley General de Pesca y Acuicultura”. Pero en la situación actual de nuestras pesquerías no basta con prevenir la pesca no sustentable, se requiere creatividad, compromiso y acciones concretas de parte del Estado para establecer las condiciones que promuevan la sustentabilidad de las pesquerías.
En WWF creemos que la sustentabilidad de las pesquerías es posible. Se ha hecho un gran avance con la nueva Ley de Pesca en cuanto a proveer las condiciones para la recuperación de los stocks sobreexplotados (sustentabilidad biológica), pero ahora se debe avanzar en los otros pilares de la sustentabilidad, esto es, proveer las condiciones para la sustentabilidad social y económica. El IDEPA puede jugar un rol clave para sustentar el pilar social y económico en el sector artesanal si se diseña teniendo en cuenta lo que realmente es de interés de todos: stocks pesqueros saludables que permitan una mejor calidad y mayor cantidad de pesca.

En este sentido, en WWF estamos proponiendo que el IDEPA contenga un mecanismo de inversión y financiamiento específico (a través de créditos blandos directos) que incentive y permita a los pescadores artesanales financiar sus acciones tendientes a la recuperación de los stocks, de tal manera que no se impacte negativamente la calidad de vida de los mismos.

Dicho Mecanismo Financiero para la Recuperación de las Pesquerías (MFRP) es un modelo de inversión que debiera estar diseñado para financiar la transición a pesquerías sustentables, generando beneficios que excedan por lejos la inversión original. Este mecanismo permitiría facilitar la recuperación de los stocks mediante el financiamiento del verdadero costo de conservación y, simultáneamente proveería seguridad financiera a aquellos pescadores cuyos medios de vida se vean afectados negativamente en el corto plazo. El MFRP operaría a través de créditos, los que estarían asegurados contra el valor futuro de las capturas en una condición de sustentabilidad, o de Rendimiento Máximo Sostenible (RMS), que debiera obtenerse de la aplicación estricta de los planes de manejo/recuperación de las pesquerías. Dichos créditos serían pagados con interés pero solamente cuando un cierto nivel de biomasa del stock – y por tanto de cuota – se alcance.

Consecuentemente, el capital original del MFRP llegaría a ser un fondo rotativo que podría ser reinvertido en la recuperación de otro stock pesquero. Nuevos inversionistas podrían unirse el MFRP en la medida que los beneficios económicos se vayan haciendo evidentes, llevando a un modelo público-privado de inversión económica con amplios beneficios sociales para el sector pesquero artesanal.

En este punto volvemos a otro de los temas de debate del proyecto de Ley que crea el IDEPA: su presupuesto insuficiente. La diputada Clemira Pacheco ha indicado que “El presupuesto del IDEPA estará formado, en primera instancia, por […] unos 7 mil millones de pesos, y si se suman otras reasignaciones que se puedan realizar se podría llegar a unos 15 mil millones de pesos, cifra que es claramente insuficiente”.

Por otro lado, Nelson Estrada, Vicepresidente de CONDEPP A.G., a modo de comparación indica que “En la otra vereda está el INDAP, el que recibe más de $32 mil millones para personal y operaciones. En él están incluidos los préstamos, inversiones y programas de fomento del INDAP agrícola”.

Entonces, ¿cuál sería el presupuesto indicado para el IDEPA? En nuestra propuesta de MFRP esta pregunta se responde sabiendo qué pesquerías queremos recuperar. Así por ejemplo, sólo para recuperar la pesquería de merluza común a los niveles del año 1998 (alejada de la sobreexplotación) el IDEPA debiera contar con un presupuesto de $ 8.120 millones por año, el que se deriva de la diferencia entre la captura que sería posible obtener por el sector artesanal en un futuro similar al del año 1998 (32.000 ton) y captura que es posible obtener actualmente (15.760 ton), valor que se multiplica por el precio de primera venta del producto ($/kg 500).

Con todo, el IDEPA debiera igualmente mantener un rol subsidiario al sector, especialmente para apoyar el aprovechamiento de las oportunidades que los mercados actuales representan. Así por ejemplo, cada vez más los mercados internacionales demandan productos pesqueros certificados por el Marine Stewardship Council (MSC). El IDEPA debiera disponer de una línea especial de apoyo a los productores artesanales que quieran contratar la certificación MSC para sus pesquerías.

Si verdaderamente creemos que la sustentabilidad de las pesquerías es posible, y que podemos recuperar nuestros stocks actualmente sobreexplotados, el Estado debe apostar en aquello, pero no sólo con normas legales y planes de manejo, sino que es necesario que se meta la mano al bolsillo e invierta en la transición hacia pesquerías sustentables.

Mauricio Gálvez, coordinador pesquero de WWF Chile.
© WWF Chile Enlarge