La Historia de WWF: los años 60

Una de las figuras más importantes en la historia temprana de WWF fue el renombrado biólogo Británico Sir Julian Huxley. El primer Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), Huxley también ayudó a fundar una institución de conservación basada en la investigación científica, conocida actualmente como Unión Mundial para la Naturaleza (UICN).
En 1960, Huxley fue a África del Este para asesorar a la Unesco en la conservación de la vida silvestre de la región. Lo que vio lo horrorizó. A su regreso a Londres escribió tres artículos para el periódico The Observer, en los que alertaba al público británico sobre el hecho de que el hábitat estaba siendo destruido y los animales siendo cazados a un ritmo tan alto que gran parte de la vida silvestre de la región podía desaparecer dentro de los siguientes 20 años.

Los artículos lograron su objetivo, alertando a los lectores sobre el hecho de que la conservación de la naturaleza era un problema serio. Huxley recibió numerosas cartas de lectores preocupados. Entre ellas había una carta del empresario Victor Stolan, quien señaló la necesidad urgente de una organización internacional que recaude fondos para conservación.

Pero Stolan enfatizó que él no estaba en posición de crear una organización como esta. Entonces Huxley contactó al ornitólogo Max Nicholson, Director General de la organización británica Nature Conservancy, quien aceptó con entusiasmo el desafío.

Para la primavera de 1961 Nicholson había reunido un grupo de científicos y expertos en publicidad y relaciones públicas, todos comprometidos con el establecimiento de una organización como la que Stolan había sugerido. Prominente entre todos esos expertos era el también ornitólogo Peter Scott, Vicepresidente de UICN, quien más tarde se convertiría en el primer presidente de la organización.

El grupo decidió basar sus operaciones en la neutral Suiza, donde UICN ya había transferido su cuartel general a una villa en el pequeño pueblo de Morges, en la orilla Norte del Lago Geneva. La nueva organización, que planeaba trabajar de cerca con UICN, compartiría esta villa.

UICN dio la bienvenida a la naciente organización: “juntos”, acordaron ambas partes, “guiaremos la opinión pública y educaremos al mundo sobre la necesidad de la conservación”.

Mientras tanto, el panda Chi-Chi acababa de llegar al Zoológico de Londres. Conscientes de la necesidad de un símbolo fuerte y reconocible que pudiera superar todas las barreras idiomáticas, el grupo estuvo de acuerdo en que el grande y peludo animal, son sus atrayentes ojos manchados, sería un excelente logo. El panda blanco y negro ha llegado a ser desde entonces un símbolo para el movimiento conservacionista en su totalidad.

WWF fue oficialmente conformada y registrada el 11 de septiembre de 1961. La misión internacional de recaudación de fondos estaba a punto de comenzar.

Los fundadores decidieron que el método más eficiente sería establecer oficinas en diferentes países. Lanzaron entonces Campañas Nacionales, que enviarían hasta dos tercios de lo recaudado a la secretaría internacional en Morges (actualmente conocida como WWF Internacional), y se quedarían con el resto para invertirlo en proyectos de conservación de su propia elección.

WWF planeó trabajar, siempre que fuera posible, con organizaciones no gubernamentales existentes, y basar sus concesiones económica en la mejor información científica disponible, política a la que se ha adherido desde entonces. Sus primeras concesiones fueron a la UICN, el Consejo Internacional para la Preservación de Aves (ICBP por su sigla en inglés, actualmente Birdlife International), el Comité Internacional de Investigación Waterfowl, y la Federación Internacional de Jóvenes para el Estudio y Conservación de la Naturaleza.

La primera Campaña Nacional, con SAR El Duque de Edimburgo como Presidente, fue lanzada en el Reino Unido el 23 de noviembre de 1961. El 1 de diciembre fue seguida por Estados Unidos y, unos días después, por Suiza.

Desde entonces, WWF ha crecido considerablemente. Las Campañas Nacionales ahora se conocen como Organizaciones Nacionales. 24 de estas están afiliadas a WWF Internacional, mientras cinco organizaciones que operan bajo un nombre distinto están asociadas a WWF. Cada Organización Nacional es una entidad legal separada, responsable ante su propio Directorio y donantes. WWF Internacional responde ante las Organizaciones Nacionales, sus donantes y las autoridades suizas. La mayoría de los miembros del Directorio y comités de WWF Internacional vienen de los Directorios y Oficiales Ejecutivos en Jefe de las Organizaciones Nacionales. WWF también tiene Oficinas de Programa alrededor del mundo y representantes en muchos países.

En sus primeros tres años, WWF recaudó y donó casi US$ 1.9 millones a proyectos de conservación. Gran parte de este dinero fue aportado por individuos, motivados por artículos en periódicos como un artículo especial de siete páginas sobre la organización aparecido en el periódico Daily Mirror, que llevó al público británico a enviar 60.000 libras esterlinas en la semana siguiente a su publicación.

Algunas de las primeras concesiones, como las a realizadas a UICN e ICBP, fueron grandes. Otra concesión substancial fue para la Fundación Charles Darwin, para las Islas Galápagos. WWF todavía apoya proyectos en las Galápagos, y ha ayudado al Gobierno de Ecuador a establecer el Parque Nacional Galápagos, controlar a las especies introducidas que amenazan a las plantas y animales autóctonos únicos, y establecer programas de fortalecimiento de capacidades en investigación y educación. Las Islas Galápagos podrían ahora servir como ejemplo de la forma en que el turismo de bajo impacto puede ser integrado con iniciativas de investigación, desarrollo y conservación.

Muchas concesiones, sin embargo, fueron pequeñas. En 1962, WWF donó US$ 131 “para permitir al Señor E P Gee de Alto Shillong, Assam (India), visitar el Rann de Kutch para averiguar el número total y tendencias actuales de la población de asnos silvestres hindúes.” El Señor Gee encontró 870 asnos. Para 1975 los números habían bajado a 400, y el asno silvestre parecía estar al borde de la extinción. Entonces se lanzó una misión de rescate, se estableció un santuario de asnos silvestres y, para mediados de la década de 1980, la población había subido a un impresionante total de más de 2.000 individuos.

Otras concesiones iniciales sirvieron para proveer un nivelador de caminos y una cortadora de césped rotativa al Parque Nacional Masai Mara en Kenia; financiar una inspección de los pocos monos araña de barba blanca restantes en Costa Rica; y para permitir al Profesor Kim Hon Kyu, director de la Sección Coreana de ICBP, asistir a una conferencia de ICBP en Nueva York (EEUU) y participar de la primera Conferencia Mundial sobre Parques Nacionales en Seattle.

En 1969, WWF unió fuerzas con el Gobierno Español para comprar una sección de las marismas del Delta del Guadalquivir y establecer el Parque Nacional Coto Doñana. Esta importante área de terreno húmedo, uno de los últimos refugios del águila imperial española y el lince ibérico, es constantemente amenazada por potencial incremento en la producción de la agricultura y el turismo. WWF aún apoya a Coto Doñana, y está luchando contra propuestas para drenar las marismas, sacar agua para regadío de tierras de agricultura a lo largo de la costa y expandir las instalaciones turísticas.

Back to top

Un reconocimiento especial...

A Gerald Watterson, por dedicar la labor de su vida a la conservación a la naturaleza y por su rol clave en la creación del logotipo Panda original para WWF.
 / ©: WWF
Panda logo
© WWF