En asociación con otras Organizaciones No Gubernamentales (ONG)

 rel=
Se estima que cada año, las pesqueras capturan alrededor de 60.000 tortugas Laúd, en la pesca con palangre. Esta captura incidental, se conoce como "by-catch". Además, una proporción desconocida se ahoga. WWF está trabajando con varias ONG registrando los movimientos de las tortugas Laúd, para conocer los riesgos que ellas enfrentan.
© WWF-Canon / Hélène Petit
Eliminando amenazas tóxicas
Virtualmente todos los países africanos tienen reservas de pesticidas obsoletos, con al menos 50.000 toneladas acumuladas durante los últimos 40 años, o más.

Muchos de estos químicos y sus contenedores están severamente dañados y amenazan sus ambientes locales, poniendo en peligro la salud de las poblaciones urbanas y rurales, y contribuyendo a la degradación de la tierra y el agua. En diciembre de 2000 WWF propuso un proyecto a nivel de todo el continente para limpiar y desechar de forma segura estos pesticidas y prevenir futuras acumulaciones.

Desde entonces el Programa de Reservas de África (ASP) ha crecido hasta convertirse en una asociación de cerca de 15 miembros, incluyendo a GEF, Banco Mundial, las agencias FAO y UNEP de Naciones Unidas, la Unión Africana y la Red de Acción en Plaguicidas (que está compuesta de más de 600 organizaciones e individuos en más de 90 países).

Al reducir y remover amenazas tóxicas que llevan mucho tiempo por todo el continente, el ASP promueve la salud pública, la seguridad ambiental y la reducción de la pobreza - elementos críticos del desarrollo sostenible.

A fines de 2005 la FAO, GEF y el Banco Mundial despidieron la primera parte del proyecto, permitiendo el comienzo de actividades operacionales en siete países (Etiopía, Malí, Marruecos, Nigeria, Sudáfrica, Tanzania y Tunes). Se estimaba que se requerirían unos US$ 170-200 millones - además de los US$ 60 millones reunidos para la primera fase - para abordar este desafío en otras naciones africanas en los siguientes 10 a 12 años.

¡Energía limpia ahora!
En noviembre de 2005, WWF, en conjunto con el periódico Daily Inquirer, el Departamento de Energía y la Coalición de Energía Renovable filipinos lanzó una campaña por la energía limpia para presionar la aprobación del proyecto de ley de energía renovable en Filipinas.

El proyecto apoya el desarrollo de producción de energía por medios eólicos, de biomasa, hidroeléctricos, solares y geotermales.

Hacia fines de diciembre de 2005 más de 92.000 personas habían firmado para expresar su apoyo.

La iniciativa PowerSwitch! de WWF, una guía para la energía sostenible, mostró que hay potencial de energías renovables más que suficiente en el país.

Aumentar la proporción de energía renovable en la matriz energética de Filipinas reducirá la dependencia de los combustibles fósiles importados como carbón y petróleo, y significará un ahorro de US$ 2.300 millones en un periodo de 10 años.

Rastreando tortugas por satélite
Las tortugas laúd están críticamente amenazadas y se estima que unas 60.000 son atrapadas cada año tan sólo en la pesca por palangre. Una proporción desconocida se ahoga. Este hecho se conoce como captura incidental.

Se conoce poco sobre los hábitos de migración de las tortugas laúd, pero viajan extensivamente por el Atlántico, y sus rutas parecen ser altamente individualistas, más que agrupadas en corredores distintivos.

Para tratar de afrontar el problema de la captura incidental en el centro y Sur del Atlántico, WWF - en conjunto con UICN, el Centro de Ecología y Fisiología, el Centro Nacional de Investigación Científica, la Corporación de Conservación del Caribe, el Proyecto Karumba y varias otras organizaciones preocupadas - comenzó a llevar a cabo un proyecto para equipar a hasta 25 tortugas laúd con transmisores satelitales para rastrear sus movimientos.

De esta forma se espera poder identificar áreas de potencial conflicto con las pesqueras y diseñar medidas para reducir la captura incidental.

Este sistema de monitoreo de alta tecnología es costoso, por lo que los asociados ofrecieron auspicios de US$ 10.000 para cada tortuga. Los auspiciantes pueden sugerir un nombre para "su" tortuga y seguir sus movimientos casi en tiempo real a través de Internet.

Desde enero de 2006 se están monitoreando las rutas de 11 tortugas de Panamá, Guayana Francesa, Uruguay y Gabón - auspiciadas por compañías como Sky Television y Nokia.