Planes de Manejo Pesquero: ¿Remedio o placebo?



Posted on 26 junio 2013
Mauricio Gálvez, Coordinador Regional de Pesquerías WWF Cono Sur
© WWF ChileEnlarge
Valdivia, 26 de junio de 2013.- Tras más de un año de tramitación, el 9 de febrero de 2013 fue publicada en el Diario Oficial la nueva ley de Pesca y Acuicultura N°20.657, que modifica la ley N° 18.892 y sus modificaciones. Este nuevo cuerpo legal incorpora varios conceptos de sustentabilidad de las pesquerías impulsados por WWF, siendo su objetivo principal la conservación y el uso sustentable de los recursos pesqueros mediante la aplicación del enfoque ecosistémico y principio precautorio en el manejo de las pesquerías.

Entre las nuevas disposiciones de la ley está la obligatoriedad de crear e implementar Planes de Manejo de pesquerías, además de Planes de Recuperación para aquellas pesquerías sobreexplotadas, como es el caso de la merluza común y el jurel. Para la elaboración de la propuesta, implementación, evaluación y adecuación de cada plan la Subsecretaría de Pesca deberá constituir un Comité de Manejo, el que tendrá un carácter de asesor. La misma ley establece que la propuesta de plan de manejo deberá ser consultada al Comité Científico Técnico correspondiente, quien deberá pronunciarse en el plazo de dos meses de recibida. La Subsecretaría de Pesca deberá aprobar el plan mediante resolución, y sus disposiciones tendrán carácter de obligatorio para todos los actores y embarcaciones regulados por la ley que participan de la actividad. Los planes de manejo de pesquerías que se encuentren en estado de sobreexplotación o colapso deberán estar aprobados 18 meses después de la entrada en vigencia de la nueva Ley; esto es, antes del 9 de agosto de 2014. Finalmente, los planes de manejo deberán ser públicos y su consulta podrá efectuarse en las sedes de los Consejos Zonales de Pesca.

El rol del Comité de Manejo (compuesto por hasta 7 representantes de los pescadores artesanales de diferentes regiones cada uno; tres representantes del sector pesquero industrial; un representante de las plantas de proceso; y un representante de Sernapesca) será clave en la elaboración del plan, ya que de administrados pasarán a ser co-administradores de las pesquerías, pudiendo proponer un conjunto de medidas de manejo pesquero (exceptuando la cuota global anual), económicas, de investigación, u otras que logren por acuerdo (operación alternada en el tiempo de caladeros por distintas flotas, procedimiento de certificación de desembarques para aquellas pesquerías que no contemplen un sistema obligatorio, extensión del área de operación de los pescadores artesanales a la región contigua, etc). Ver pie de página

Igualmente, el nivel de compromiso del Gobierno para facilitar la elaboración participativa y transparente de dicho plan y su disposición a hacer vinculante lo que se establezca en el plan será otro factor decisivo para la efectividad de dichos planes. En otras palabras, en la elaboración e implementación de los planes de manejo/recuperación no sólo está en juego la recuperación de los recursos pesqueros, sino que también será una prueba de la madurez del sector para llegar a acuerdos, su nivel de gobernabilidad y, finalmente, su verdadero compromiso con la sustentabilidad de las pesquerías.

Por lo tanto, si los planes de manejo/recuperación se elaboran de una manera adecuada (informada, transparente, participativa y vinculante) y se implementan de forma efectiva pueden transformarse en el tan anhelado remedio para la recuperación de las pesquerías nacionales y el uso sustentable de nuestros recursos pesqueros. Por el contrario, si se hacen a la rápida de cara a las elecciones presidenciales, sin dar la posibilidad de consulta a las bases, sin pasar por el prisma del enfoque ecosistémico y el principio precautorio, y sin tener en cuenta aspectos sociales y económicos, la resultante será un placebo, donde podremos caer en el espejismo de cambiarlo todo para finalmente no cambiar nada.

Dependerá de la voluntad del Gobierno (y de los recursos que disponga) y también de la buena disposición del sector industrial y artesanal si los planes de manejo/recuperación serán el remedio para nuestras pesquerías o simplemente un placebo.


Entre los elementos que deberá contener el plan de manejo están:
a) Antecedentes generales (área, recursos pesqueros involucrados, caracterización de los actores y del mercado)
b) Objetivos, metas y plazos para cumplir el objetivo de la ley.
c) Estrategias para alcanzar los objetivos y metas, entre las cuales se pueden considerar medidas de conservación/administración y acuerdos logrados entre los usuarios.
d) Criterios de evaluación del cumplimiento de los objetivos y estrategias establecidos.
e) Estrategias de contingencia para abordar las variables que pueden afectar la pesquería.
f) Requerimientos de investigación y de fiscalización.
g) Cualquier otra materia que se considere de interés para el cumplimiento del objetivo del plan.
h) Un procedimiento de certificación de la información de desembarque para aquellas pesquerías que actualmente no contemplen un sistema obligatorio (optativo).
i) Extensión del área de operación de los pescadores artesanales a la región contigua (optativo y por acuerdo)

En los casos en que una pesquería se encuentre en estado de sobreexplotación o agotada (ejemplo: sardina española XV-IV, anchoveta V-X, jurel, merluza común, merluza de cola, bacalao de profundidad, etc.) se deberá establecer dentro del plan de manejo un programa de recuperación que deberá considerar, a lo menos, lo siguiente:

a) Evaluar y establecer los objetivos y metas para la recuperación de la pesquería; y establecer un sistema de evaluación de cumplimiento;
b) Evaluar la eficacia de las medidas de administración y conservación;
c) Evaluar la eficacia del sistema de control de la pesquería y definir los cambios que deberán introducirse;
d) Evaluar la investigación científica desarrollada y establecer los cambios que deberían introducirse, si ello es pertinente;
e) Tener en cuenta los efectos económicos y sociales de la adopción de las medidas propuestas;
f) Considerar las medidas de mitigación y compensación para pescadores artesanales, tripulantes de naves especiales y trabajadores de planta, y
g) Evaluar y proponer la operación alternada en el tiempo de caladeros por distintas flotas, así como evaluar la limitación temporal del uso de determinados artes o aparejos de pesca en dichos caladeros (pesquerías en colapso o agotadas).







Mauricio Gálvez, Coordinador Regional de Pesquerías WWF Cono Sur
© WWF Chile Enlarge
Planes de Manejo Pesquero
© Pablo Guerrero / WWF Ecuador Enlarge