Adiós a la changa



Posted on 11 August 2014  | 
Los pescadores ya se están dando cuenta de que pescar con mallas reglamanetarias tiene ventajas y les asegura la sostenibilidad del recurso.
© WWF Colombia / Carlos ANAYAEnlarge
Por: Natalia Uribe y Erika Restrepo, consultoras del Programa Marino-Costero de WWF-Colombia.

"La changa es un elemento que hace mucho daño", dijo Edquener Vallejo, pescador del Pacífico colombiano de la comunidad Bazán Bocana, quien decidió voluntariamente entregar su changa y recibir una malla reglamentaria. Vallejo no es el único. El pasado 12 de julio en Buenaventura cinco pescadores de esta comunidad hicieron lo mismo durante un evento organizado por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural y la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (AUNAP) para socializar el proyecto Consolidación de la Cadena Productiva Pesquera de la Región Pacífica Colombiana.

El uso de changas y riflillos para la captura de camarones en aguas someras del Océano Pacífico colombiano está prohibido. La changa es un arte de pesca nocivo para los ecosistemas marinos, ya que durante el arrastre de fondo las comunidades bentónicas, es decir aquellas asociadas al fondo, son removidas y arrastradas junto al sedimento, ocasionando su pérdida.

El pequeño tamaño del ojo de malla de las changas, conduce a la captura de organismos de tallas diminutas, en su mayoría juveniles que aún no han logrado reproducirse. Un gran porcentaje de la captura, incluyendo los juveniles, usualmente es descartado pues no repesenta interes comercial, ni es aprovehado para el abastecimiento de los pescadores.

Este intercambio de redes hace parte del proyecto de buenas prácticas pesqueras que vienen adelantando la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (AUNAP) y el programa marino-costero de WWF-Colombia en la costa Pacífica colombiana. Tiene como objetivo que los pescadores voluntariamente se sumen al programa y sustituyan la changa (arte con ojo de malla de ½ pulgada), a cambio de los insumos para montar un equipo de pesca completo con malla reglamentaria, es decir, con ojo de malla superior a 2 ¾”.

Este corresponde al primer intercambio realizado con pescadores que hacen parte del programa recientemente implementado en el marco del convenio. "Me uní al programa de intercambio porque nos habían dicho que la changa nos la iban a quitar, si me rehuso a dejar la changa sé que el gobierno la va a quitar tarde o temprano", dijo el pescador Florentino Cuero.

Los pescadores ya se están dando cuenta de que pescar con mallas reglamanetarias tiene ventajas y les asegura la sostenibilidad del recurso. "La pesca responsable nos trae beneficios como una mejor captura, tallas más grandes y puede mejorar la calidad y el precio del producto”, afirmó el pescador Jairo Díaz, y agregó: “Esperamos que no seamos solamente nosotros y que se complemente con otras comunidades del Pacífico, para entrar a otro tipo de mercado”.
 
Los pescadores ya se están dando cuenta de que pescar con mallas reglamanetarias tiene ventajas y les asegura la sostenibilidad del recurso.
© WWF Colombia / Carlos ANAYA Enlarge

Subscribe to our mailing list

* indicates required