Manifiesto Ciudadano: Por la Defensa del agua como un Bien Público, el Territorio, y la Cultura Rural y Alimentaria en el Departamento del Tolima



Posted on 03 March 2013  | 
Ibagué, Febrero 22 del 2013

Quienes elaboramos este manifiesto hacemos parte del comité de seguimiento del Conversatorio de Acción Ciudadana que desde 2005 desarrollamos un proceso de investigación, gestión y acción colectiva, denominado la “Gestión social del agua en la cuenca del rio Coello”, iniciativa Andina que nos ha permitido comprender de mejor manera el contexto ambiental y socioeconómico de la cuenca mayor del río Coello, y avanzar en escenarios de dialogo y búsqueda de consensos con diversos sectores gremiales e institucionales a favor de su planificación integrada y conservación, bajo un enfoque integral de reciprocidad y de compartir beneficios sociales y económicos, producto de un manejo racional y equitativo de los recursos naturales y en especial el agua como un bien público esencial e insustituible para todas las forma de vida y el desarrollo socioeconómico local y regional.
Desde este colectivo reafirmamos el principio de prevalencia del interés general sobre el particular, y asumimos nuestro compromiso para cumplir constitucionalmente la defensa pública del derecho a un ambiente sano.

Manifestamos que en ningún momento se puede considerar nuestra participación en esta mesa, como un gesto que legitime o avale las pretensiones de la empresa minera Anglo Gold Ashanti expresadas en este espacio.

La cuenca del Coello es un ámbito natural de suma importancia para el país, sus 180 mil hectáreas han sido definidas como de alta prioridad para su ordenamiento y planificación por parte de la Autoridad Ambiental Regional - Cortolima, ya que suministra el 60% del agua de consumo humano y agroindustrial del Tolima, consideración básica sobre la cual expresamos a continuación la necesidad de conservar y garantizar el abastecimiento de los servicios ecosistemicos que la cuenca del Coello provee, y cuestionar toda aquellas actividades que amenacen su integridad y viabilidad natural como lo constituye la minería a cielo abierto que implica el proyecto de megamineria “La Colosa”.

Considerando que por norma en Colombia debe prevalecer el principio constitucional de prevención y precaución, así como la responsabilidad del estado y las instituciones competentes en función de emplear las herramientas que el decreto 2811/1974 y la ley 99 de 1993 les ha dotado para garantizar la protección de los ecosistemas naturales del país, la biodiversidad y los bienes y servicios ecosistemicos.

En este sentido el proyecto “La Colosa” siendo un proyecto de minería a cielo abierto representa una amenaza real para la salud humana y bienestar del patrimonio natural en el centro del país, son evidentes los riesgos derivados de la contaminación del agua por sustancia químicas como el cianuro y el mercurio, la deforestación de áreas sensibles, la destrucción del suelo y su capacidad de almacenamiento de materia orgánica y agua, pérdida de hábitat de especies biológicas amenazadas, desplazamiento poblacional, y sobre todo la imposibilidad de mitigar o compensar sus daños de manera real.
Por todo lo anterior rechazamos de plano la minería a cielo abierto y nos declaramos afectados en nuestro derecho a gozar de un ambiente sano y al disfrute de los bienes de uso público, consagrados en la Constitución Política, dado que el proyecto “La Colosa” ubicado en Cajamarca, vulnera dichos derechos poniendo en riesgo LA VIDA, la salud pública y la producción agropecuaria campesina.

Según el Ministerio de Agricultura el 65% del área productiva del país se encuentra bajo concesionamiento minero, situación que señala un camino de desafíos, problemas y amenazas para la cultura campesina, vocación agrícola y pecuaria, de la cual depende más del 80% de la población del país, poniendo en riesgo la seguridad y soberanía alimentaria de Colombia y en especial la del departamento del Tolima.

En Colombia existen 630 títulos mineros otorgados en ecosistemas de páramos, de los cuales 40 títulos son propiedad de Anglo Gold Ashanti, empresa que pretende llevar a cabo, en el Tolima, uno de los proyectos más ambiciosos de explotación minera a cielo abierto ubicado en zonas de reserva natural, páramos, humedales, bosques altoandinos y subandinos catalogados como ecosistemas estratégicos y responsables de la regulación hídrica, para el abastecimiento de agua de 750 mil usuarios de los acueductos de Ibagué, Cajamarca, Coello, y Espinal y la irrigación de 85 mil has cultivables en la cuenca mayor del río Coello, lo cual significa una vulneración de gran magnitud a los Bienes y servicios ambientales de la Cuenca del río Magdalena, una de las más pobladas del país.

Los inconvenientes de la megaminería en “La Colosa”, lo demuestra el control de advertencia establecido en el año 2011 por la Contraloría General de la República al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y a la autoridad ambiental regional Cortolima, derivado de los hallazgos realizados en una visita de inspección técnica al proyecto en Cajamarca, que encontró situaciones irregulares relacionadas con la captación ilegal del agua superficial y sub-superficial, el NO manejo integral de residuos, la ausencia de actualización y divulgación de los estudios de modelación hidrogeológicos, entre otros. Igualmente la auditoria reporta la ausencia de diseños completos sobre este proyecto, y la falta de claridad respecto al proceso de obtención del oro y su ubicación, aspectos que refuerzan la urgencia y pertinencia de aplicar los principios de prevención y precaución.

En el contexto del proceso “Gestión social del agua”, a través del proyecto Compandes, se evaluó un escenario de eventual contaminación del 100% del agua que se precipita sobre el área de exploración actual de la mina La Colosa. De ocurrir tal situación, el nivel de cianuro que se encontraría en las aguas del río Coello y otros afluentes afectados, estaría por encima del nivel considerado como permisible por la Agencia de Protección Ambiental de EEUU (EPA) correspondiente a 0,2 miligramos/Litro a lo largo de todo el río hasta su llegada al distrito de riego de Usocoello, lo cual constituye un peligro para la salud humana. La situación es similar en periodos secos y húmedos. Este escenario representa la contaminación durante un año hidrológico, situación que se agudiza teniendo en cuenta que la concesión minera fue otorgada a Anglo Gold Ashanti por 30 años.

Por estos motivos exigimos al gobierno nacional, a las autoridades ambientales, y a los entes de Control que suspendan de manera inmediata los procesos de sustracción de la Reserva Nacional Forestal amparada en la Ley 2 de 1959, para fines de concesionamiento minero. De igual forma exigimos, avanzar en la planificación y manejo de estos ecosistemas estratégicos que constituyen un patrimonio natural nacional y mundial, que deben ser objeto de protección por parte del estado colombiano.
Sustentamos lo anterior en lo establecido en los artículos 1, 2 y 3 de la Constitución Política de Colombia y el actual Código Contencioso Administrativo, ley 1437 de 2011 que expresa el derecho a ser consultados, presentar nuestras propuestas y ejercer el derecho al veto ante proyectos que evidentemente afectan el bienestar social y natural como es el caso de La Colosa en Cajamarca. De igual forma el Artículo 49 del decreto 2811 de 1974 que determina los usos del agua dando prioridad al consumo humano y el bien comunitario.

Nos adherimos a la resolución de Naciones Unidas que en el 2010 reconoció el agua potable y el saneamiento básico como derecho humano esencial para el pleno derecho a la vida y de todos los derechos humanos.


¡Agua y bienestar, razones para conversar!
Logo CAC Coello y Combeima
© CAC Coello y Combeima Enlarge
Apoyo lectura Manifiesto
© WWF Colombia / Carlos Anaya Enlarge

Subscribe to our mailing list

* indicates required